Agricultura

COAG calcula que la ola de calor provoca 500 millones de pérdidas al campo

Las estimaciones son difíciles de calcular porque la ola de calor, según Miguel López, secretario general de COAG, se inició en junio y aún no ha terminado. No obstante, las pérdidas son ya cuantiosas y la organización ha enviado una carta al ministro de Agricultura, Miguel Arias, pidiendo al Gobierno que adopte medidas para paliarlas.

En la agricultura son mayores que en ganadería. Sólo los cereales de secano acumulan pérdidas de 250 millones de euros. El calor y la sequía han hecho que la producción se reduzca entre un 10% y un 15%. Las zonas más afectadas son Castilla y León, las comarcas más altas de Aragón y Cataluña, ciertas áreas de Castilla-La Mancha, Álava y parte de Andalucía.

En cuanto al viñedo, la producción se ha mermado un 20% en Castilla-La Mancha respecto a las estimaciones iniciales (cuatro millones de hectolitros). En Extremadura la reducción es incluso mayor, del 30%. Los daños causados hasta ahora suman 80 millones de euros, pero podrían ser mayores según evolucione el tiempo hasta la vendimia.

De las lluvias que caigan a partir de ahora dependen las cosechas de otros productos. Así, en la cuenca del Segura se teme que no haya agua suficiente para el riego, en cuyo caso las pérdidas serían del 30% de la producción de cítricos. Ya se aprecia una disminución del tamaño de los frutos y una menor calidad.

Si no llueve en septiembre, la cosecha del olivar se reducirá un 25%. También en este caso se percibe un menor tamaño de las olivas y su caída.

En las hortalizas la ola de calor ha causado una aceleración de la maduración y ha afectado al tamaño y la calidad. La cosecha del melón y la sandía se ha reducido entre un 15% y un 20% en La Mancha.

En total, la agricultura absorberá unas pérdidas de 400 millones de euros. La ganadería, a su vez, registrará daños por valor de 100 millones.

El ganado vacuno es 'un sector gravemente perjudicado' por la ola de calor, sostiene COAG, que cifra en 15,7 millones de euros las pérdidas sufridas sólo en el mes de agosto. La producción de leche se ha recortado 2,5 litros diarios por animal y la calidad de la leche ha empeorado porque el contenido en grasa, debido a que los animales beben más agua, es menor. Además, los celos son difíciles de detectar, así que quedan muchas vacas sin cubrir.

En ganado ovino y caprino los daños son de unos 17 millones de euros en agosto, de las que parte corresponden a la compra de pienso para sustituir a los pastos quemados por los incendios. El fuego ha sido responsable también de la pérdida de colmenas, unas 5.000 sólo en Andalucía, con un coste unitario de 90 euros. Las pérdidas en esta comunidad son de 450.000 millones de euros en lo que va de mes.

En cuanto al pollo, COAG advierte que un avicultor recibirá un 25%-30% menos por su producción y que la mortalidad, que en esta época del año es de un 5%, ha subido en las últimas semanas hasta el 20%. También se resienten por las altas temperaturas el conejo y el porcino, que pierden peso por el calor.