æscaron;ltima

Un simulador para hacer obras públicas

La Comunidad de Madrid dispondrá de un simulador de maquinaria de obras públicas desde finales del año próximo destinado a formar a trabajadores en paro. El Centro de Formación Ocupacional de Paracuellos del Jarama contará entonces con la posibilidad de enseñar el uso práctico de grandes máquinas de construcción antes de utilizarlas.

Indra, la antigua empresa pública de tecnologías de la información, desarrollará el simulador por 3,13 millones de euros. La Comunidad de Madrid pretende situarse así en vanguardia de la utilización de simuladores dentro de su oferta formativa.

Un instructor de formación ocupacional de Paracuellos -el único centro de estas características de España especializado en obras públicas- explicó que se pretende que los alumnos vivan en el simulador, como ocurre en la formación de pilotos de aviación, las circunstancias y los problemas que después se encontrarán en la máquina real. Hasta ahora, la formación práctica se impartía directamente en las máquinas. Desde finales de 2004, los alumnos pasarán primero por el simulador y después por las máquinas reales.

Un equipo desarrollado por Indra servirá para formar operadores de excavadoras, palas cargadoras o grúas torre para la construcción

INDRA 8,93 -1,65%

Indra está entre las cinco primeras empresas del mundo en el desarrollo de equipos de simulación, liderado por los fabricantes de aviones Lockheed-Martin y Boeing, de EE UU. Actualmente, Indra lidera el consorcio empresarial fabricante de los simuladores del Avión de Combate Europeo (Eurofighter), el mayor proyecto de simulación de la historia, valorado en más de 600 millones de euros.

Un portavoz de Indra afirmó que este tipo de proyectos se desarrolla específicamente en función de los requerimientos del cliente, aunque se parte de una tecnología básica propia. Indra ya realizó un simulador de maquinaria de movimiento de tierras para la mina-escuela que la Fundación Santa Bárbara tiene en León, que ha servido de referencia para el contrato con la Comunidad de Madrid.

La utilización de simuladores en la formación tiene por objetivo mejorar la calidad de la enseñanza, prevenir riesgos y ahorrar costes, al reducir sustancialmente el uso de equipos reales para la realización de las prácticas. El centro de simulación comprende el desarrollo de dos cabinas de entrenamiento, en las que se implantarán simuladores de máquina excavadora, pala cargadora, motoniveladora y bulldozer, así como un simulador de grúa torre de construcción con un puesto de operación independiente. Además, contará con puestos de formación previa para que los alumnos se familiaricen con las máquinas, y tres puestos de instructor. En total, siete alumnos podrán realizar ejercicios al mismo tiempo.

El nuevo proyecto supone un impulso dentro de la simulación de maquinaria civil. El principal negocio de Indra sigue siendo, en cualquier caso, el de tecnologías de la información, que supone más de tres cuartas partes de sus ingresos.

En el campo de la simulación -que supuso cerca de 70 millones de euros en 2002, el 8% de sus ingresos- Indra se dedica, sobre todo, al área de Defensa, realizando proyectos para numerosos Ejércitos, aunque también ha desarrollado proyectos civiles, como simuladores de metro, trenes de alta velocidad, autobuses y grúas portuarias.