EDITORIAL

La banca sale de la crisis

Tras casi dos años de pesimismo y malos resultados, el sector financiero comienza a tomarse un respiro y el optimismo parece imperar entre los banqueros. Los malos augurios bancarios previstos a finales de 2002 y los dos primeros meses de este año derivados de las incertidumbres políticas y económicas y los bajos tipos de interés han logrado superarse, según se explica en un informe difundido el jueves por el Banco Central Europeo (BCE). El banco central vaticina 'el final de la situación adversa para el sector bancario en lo que queda de año'. Así, constata la mejora de los resultados del primer trimestre, confirmados en el segundo. Lo peor ha pasado, aseguran los banqueros. 'Ahora se irá de menos a más', afirman tanto en el BBVA como en el SCH. Aseveración que no es gratuita. Los dos bancos han optado incluso por comprometerse con el mercado al facilitar previsiones para cierre del año, algo a lo que se habían negado en los primeros meses de 2003.

Las mejores perspectivas para los mercados latinoamericanos, donde la banca española tiene fuertes intereses, un negocio doméstico que sigue tirando, con importantes crecimientos de la demanda crediticia, el mayor impulso de la banca mayorista, y los claros síntomas de recuperación bursátil apoyan los vaticinios del BCE. Los pequeños inversores también parecen confiar nuevamente en el sector financiero, aunque más tímidamente que en otras ocasiones. Pero es lógico, impera la prudencia. Si algo ha aprendido el inversor con la crisis bursátil ha sido a tener mucha paciencia y una enorme prudencia.