æscaron;ltima

Schwarzenegger salta a la política en California

En 1966, un ex actor de Hollywood llamado Ronald Reagan fue elegido gobernador de California, el Estado más rico del país más rico del planeta. En 1980 llegó a presidente de Estados Unidos. Ahora, otro actor, mucho más popular, aspira a gobernar el Estado del cine y de los microchips, de 34 millones de habitantes.

Arnold Schwarzenegger, nacido en Austria hace 56 años, anunció ayer su decisión en The Tonight Show, de Jay Lenno, programa de entrevistas de máxima audiencia. Algo así como si en España se anunciara una candidatura a la Generalitat de Cataluña en Crónicas marcianas. Después de mantener la incertidumbre durante la promoción de su última película, Terminator 3, el actor -que se presenta por el Partido Republicano- ha dado el paso 'con el cien por cien de apoyo' de su esposa, la periodista María Shriver, sobrina de John F. Kennedy y, por ende, miembro de la familia real demócrata.

Aunque el protagonista de Conan el Bárbaro no ha detallado su programa, sí ha avanzado que impulsará la atracción de empresas a California y que pondrá énfasis en la educación. No es el único outsider en esta carrera: Larry Flint, el polémico editor de la revista pornográfica Hustler, también está en liza. La senadora demócrata Dianne Feinstein ha anunciado que no participará en unas elecciones 'que cada vez se parecen más a un carnaval'.

También es extraño el recall, el tipo de elección que se va a celebrar el 7 de octubre. En un mismo acto, los californianos decidirán si destituyen al gobernador demócrata Gray Davis, y, en ese caso, a quién eligen en su lugar. El motivo, la presentación de más de un millón de firmas reprobando al actual dirigente, elegido hace apenas ocho meses y criticado por su gestión económica.

Sólo un gobernador fue destituido por el sistema recall en la historia de Estados Unidos. Si bien las expectativas electorales del Partido Republicano son escasas, algunos análisis indican que el actor sería su candidato más votado. Parece que, al menos de momento, Schwarzenegger le ha dicho al cine su mítica frase de Terminator: 'Hasta la vista -en español en el original-, baby'.