Banca

Acaba la crisis, pero siguen los recortes

La banca europea empieza a respirar. Después de dos años de endebles resultados y progresivo deterioro de la rentabilidad y de los ingresos, las entidades de crédito de la zona euro comienzan a recuperarse. El Banco Central Europeo (BCE) augura en su último boletín mensual 'el final de la situación adversa para el sector bancario en lo que resta de 2003', constata una mejora de resultados en el primer trimestre y basa la mejora de las expectativas para el resto del año en la recuperación del escenario macroeconómico y en una mayor actividad en los mercados financieros. æpermil;sta 'puede haber empezado a manifestarse en el segundo trimestre de 2003', según el informe.

La autoridad monetaria recuerda la situación vivida por el sector bancario europeo en 2002, un año que profundizó la crisis iniciada el ejercicio anterior y llevó a muchos bancos, sobre todo a los alemanes, a cerrar los peores resultados de su historia desde la Segunda Guerra Mundial. La desaceleración provocó por primera vez en muchos años una disminución de los activos totales agregados de las 50 entidades de crédito de mayor tamaño de la zona euro. Además, la rentabilidad de los recursos propios en estas entidades descendió, por segundo año consecutivo, hasta el 6%, es decir, menos de la mitad de su valor en el año 2000.

Pese al deterioro, el BCE llama la atención sobre el hecho de que el sector mantuviera un elevado pay out (la parte de los resultados después de impuestos que se destina a dividendo), lo que indicaría que las entidades de crédito ya estaban descontando que la rentabilidad se recuperaría en un futuro próximo, 'en línea con las expectativas de una gradual reactivación económica y una estabilización de los mercados financieros'.

No obstante, el BCE prevé que el proceso de reestructuración acometido por muchas entidades para compensar la presión sobre los ingresos 'se extenderá probablemente a lo largo de 2003, aunque su impacto ha empezado a dejarse sentir'.

En este sentido señala que si se compara con las cifras finales de 2002, la rentabilidad media de los recursos propios después de impuestos (ROE) en el primer trimestre de este año para una muestra de 30 importantes entidades de crédito de la zona euro se ha recuperado del 9,1% al 11,5% y la ratio media de eficiencia ha pasado del 63,3% al 59,8%.

Además destaca que pese a la pérdida de rentabilidad, los coeficientes de solvencia de las 50 entidades de mayor tamaño de la zona fueron bastante estables, incluso aumentaron ligeramente en el año 2002.

Por lo tanto, señala, 'parece que las entidades de crédito de la zona euro aún tienen suficiente capital para absorber posibles nuevas pérdidas y que muchas de ellas han continuado gestionando activamente sus recursos propios, con el fin de mantener siempre un colchón que supere los requerimientos regulatorios, con independencia de las variaciones de las condiciones económicas'.

La oferta crediticia se contrae menos de lo previsto

La banca europea ha incrementado menos de lo previsto los requisitos que impone para conceder préstamos, fundamentalmente a las empresas. Según la encuesta sobre préstamos realizada por el Banco Central Europeo, 'sólo el 27% de los bancos informaron de un endurecimiento de los criterios que aplican para la concesión de créditos' durante el plazo comprendido entre abril y finales de junio.

En este periodo, el factor que más contribuyó a restringir la oferta de préstamos fueron las perspectivas específicas de la compañía que solicitaba el crédito o las de esa industria en general. En segundo lugar se consideró el estado de la coyuntura económica.

Además, los bancos prevén que el endurecimiento crediticio se relaje entre julio y septiembre. No sólo eso, por primera vez desde que se empezó a llevar este estudio, en enero de este año, un 4% de los bancos prevén que incluso se relajen dichos criterios.

Disminuye la volatilidad y el mercado se estabiliza

El Banco Central Europeo señala que uno de los indicadores complementarios sobre la resistencia de los bancos europeos frente al deterioro de la situación económica se encuentra en el comportamiento de los títulos del sector en la Bolsa. El banco señala, en este sentido, que 'la situación de las entidades de crédito de la zona euro se está estabilizando y, posiblemente, incluso mejorando. Además subraya que la volatilidad está volviendo a los niveles habituales en el mercado. La volatilidad de las acciones de las entidades de crédito de la zona euro fue elevada en otoño del año 2002, después de que algunas de las agencias de calificación revisaran la que conceden a una serie de entidades de gran tamaño.

Moody's ve estabilidad y se muestra optimista

El rating de la banca europea no experimentará grandes cambios, según las previsiones de la agencia estadounidense de calificación de riesgo Moody's. El riesgo crediticio de las entidades seguirá estable, según la firma, que cree que la salud del negocio y la solidez financiera continuarán alejando las sombras de crisis.

La fortaleza del negocio de banca minorista y los signos de previsible recuperación de los mercados que podría darse finalmente este año han ayudado a que las cuentas de resultados de las entidades mejoraran en el primer semestre.

Sin embargo, pese al clima de optimismo que se palpa en el mercado, Moody's apunta que la incertidumbre puede persistir. La agencia también aplica la perspectiva de estabilidad a la banca alemana, pese al complicado momento por el que pasa. Considera que sus actuales niveles de rating ya incluyen los problemas estructurales que está intentando superar.