Informe

El saldo de las hipotecas a tipo variable se ha triplicado en cinco años

La caída de los tipos de interés en los últimos cinco años ha traído consigo no sólo el abaratamiento de las hipotecas sino también un cambio en las preferencias de los usuarios, que han triplicado la cuantía de los préstamos de tipo variable y han reducido a menos de la mitad los de tipo fijo.

Según el Boletín Económico del Banco de España publicado hoy, el saldo vivo de las hipotecas a tipo variable pasó de 63.218 millones de euros en 1997 a 191.382 millones a final de 2002, por lo que se ha triplicado, mientras que los préstamos a tipo fijo cayeron en el mismo periodo de 10.454 a 4.597 millones.

El periodo estudiado se extiende de diciembre de 1997 hasta el mismo mes de 2002, años en los que el Banco de España viene observando un crecimiento de los préstamos hipotecarios a interés variable, que durante todo el periodo se han duplicado en número y suponen el 93,9% del total, mientras que los de tipo fijo han caído un 61%.

Según el Banco de España, la caída de los tipos de interés ha favorecido este cambio, cuyo inicio establece en 1994 con la aprobación de la Ley sobre subrogación y modificación de préstamos hipotecarios, que permitió a los clientes sustituir los préstamos con altos tipos de interés contratados años atrás por los que comenzaron a ofrecerse en el mercado por aquel entonces con tipos más moderados.

El 75% de nuevas hipotecas se referencia al Euribor

El estudio señala que el 89% de las hipotecas a interés variable se encuentran referenciadas a tipos oficiales, de los que los más utilizados son el Míbor y el Euríbor (tipos a los que se prestan el dinero los bancos españoles y europeos), que aglutinan el 56%. El Banco de España estima que esta preferencia se debe a que el mercado interbancario registra anticipadamente la evolución del precio oficial del dinero y calcula que en la actualidad en torno al 75% de los nuevos préstamos hipotecarios de vivienda utilizan el Euríbor como tipo de referencia.

De esta forma, el Euríbor ha ido relegando a otros indicadores como el tipo activo de referencia de las cajas, conocido como CECA, utilizado en el 1,71% de los préstamos, o como el rendimiento interno de la deuda publica entre 2 y 6 años, que sólo se usa en el 0,19% de las operaciones, debido a su ¢escasa significación el mercado¢. La evolución de estos tipos a lo largo de los últimos cinco años muestra un descenso hasta mediados de 1999, seguido de un repunte hasta el segundo semestre de 2000 y de una caída casi ininterrumpida hasta diciembre de 2002 (los datos desde enero de 2003 confirman esta tendencia descendente).