Ibex

El Ibex sube el 1,3% en la semana, pero se le resiste el 7.000

El 7.000 ha vuelto a dar calabazas al Ibex. En la semana, el índice ha subido el 1,33%. Sin embargo, el descenso de ayer (-0,94%) no permitió que el Ibex se mantuviera por encima de esta cota, nivel con el que viene coqueteando en las últimas dos semanas sin que haya logrado sostenerlo más de dos sesiones consecutivas.

Los pesos pesados del Ibex han presentado sus resultados y todos han sido mejores de lo esperado. Ello ha permitido que ninguno de los cinco grandes haya cerrado la semana en negativo. BBVA, con una subida del 5,42%, ha firmado el mayor avance entre los blue chips, mientras que Endesa, que ha cerrado sin cambios, ha sido la peor del grupo. Telefónica, Santander y Repsol se han revalorizado un 2,19%, un 0,77% un 0,57%, respectivamente.

No obstante, las cifras empresariales han tenido en los parqués menos relevancia que los datos económicos. Los mercados recibieron ayer un jarro de agua fría tras conocer que la economía estadounidense siguió destruyendo empleos en julio, una cifra que se unió al crecimiento menor de lo esperado mostrado por el índice de actividad industrial. Estos datos neutralizan el optimismo que generó el jueves el repunte del PIB del segundo trimestre (+2,4%) y refrendan la cautela mostrada por el mercado tras la caída de confianza de los consumidores estadounidenses.

Los analistas han resaltado estos últimos días que las subidas de la renta variable en los últimos cuatro meses ya descontaban unos buenos resultados empresariales y buscaban en las cifras económicas el apoyo definitivo para que los mercados pudieran iniciar una nueva fase alcista.

La desilusión de las últimas referencias económicas hacen pensar a algunos analistas que las Bolsas están exhaustas. Con la temporada de resultados tocando a su fin -por lo menos en cuanto a las empresas de referencia se refiere- y sin datos económicos relevantes en las próximas cinco jornadas, temen que el ímpetu comprador se desvanezca.

Zeltia, la que más sube

El comportamiento más sobresaliente de la semana en el Ibex ha sido el de Zeltia, que ha ganado el 10,88%. Tras la decepción que supuso la semana pasada la desestimación por parte del regulador sanitario de su medicamento estrella, la biotecnológica ha ido recuperando posiciones entre los comentarios positivos de algunos analistas, que siguen viendo en la cartera de fármacos en desarrollo de la empresa un atractivo a tener en cuenta.

El retroceso más abultado ha sido para Metrovacesa (-9,84%). La fusión con Bami y el canje establecido para esta operación han generado una oleada de ventas que ha lastrado considerablemente la cotización.

El máximo del año, un techo difícil de perforar

Las referencias técnicas del Ibex han sido en las últimas semanas un asunto de continuo debate. Los analistas no se atreven a confirmar que el índice esté formando una figura de consolidación sobre la que iniciar un nuevo recorrido alcista. El peligro de un giro a la baja está todavía presente, sobre todo después de que el índice haya fracasado en todos sus intentos de cerrar por encima del máximo del año, los 7.081 puntos alcanzados la penúltima semana de junio.

La última intentona tuvo lugar ayer. El Ibex llegó a tocar ese techo a una hora de la apertura, pero las ventas entraron de inmediato, señal de que los inversores no terminan de tener clara la dirección del mercado. La publicación de los malos datos económicos en EE UU hizo el resto.