Tipos

Los fondos captan 13.800 millones de euros entre enero y julio

El ahorro sigue apostando por los fondos de inversión. El volumen gestionado por los fondos domiciliados en España alcanzó a cierre del mes de julio los 188.400 millones de euros. Ha crecido el 10,4% este año, pero está lejos aún de los casi 214.000 millones de euros que alcanzaron en su mejor momento histórico, en mayo del año 1999.

En el mes de julio el aumento de patrimonio fue de 2.700 millones de euros sobre el cierre de julio. La mejora de la Bolsa revalorizó las carteras, pero la mayor parte del aumento se debió a las nuevas aportaciones. En el último mes, los inversores destinaron 2.150 millones de euros de nuevo ahorro a los fondos de inversión. En el conjunto de 2003, las nuevas aportaciones han sumado 13.800 millones de euros.

Durante este periodo, el dinero ha ido a parar de forma masiva a los productos más conservadores: garantizados (6.900 millones), renta fija a corto plazo (5.900 millones) y Fiamm (4.200 millones). La Bolsa ha registrado salidas de dinero, a pesar de la subida iniciada en marzo. Los partícipes están dispuestos a pagar un alto precio (en forma de menor rentabilidad) por tener su dinero a buen recaudo y no han cambiado sus costumbres a causa de la recuperación bursátil.

La tendencia no ha cambiado en julio, mes en el que la Bolsa ha subido de forma tímida. El ahorro se ha dirigido en exclusiva a los fondos conservadores: más de 800 millones a los Fiamm, unos 600 millones a los garantizados de renta variable (que se reparten a partes casi iguales SCH y BBVA con sus productos de campaña) y cerca de 800 millones más a los fondos de renta fija a corto plazo. Todos ellos son los más conservadores y menos rentables de los fondos de inversión.

Las rentabilidades han tenido en julio su cara y su cruz. La cara ha estado de nuevo en los fondos de renta variable, en especial aquellos que invierten en el mercado español. Los fondos de Bolsa doméstica han sumado un 4,3% de ganancia en este mes de julio a la que ya acumulaban al cierre del mes de junio, lo que se traduce en una ganancia próxima al 18,5% en los siete primeros meses del año.

Subida bursátil

La renta variable en la zona euro ha sumado también un 4,3% de rendimiento, lo que se traduce en una rentabilidad acumulada del 7,8% al término del mes de julio para el centenar de fondos españoles que invierten en estos mercados. Los otros fondos de Bolsa han vivido una fase de estabilidad en el mes pasado, aunque muchos de ellos, en especial los tecnológicos y los emergentes, ya habían cosechado aceptables rendimientos en los seis primeros meses del año.

Lo que ha empezado a dar verdaderos quebraderos de cabeza en el mes de julio ha sido la renta fija, cuya creciente volatilidad ha aumentado sensiblemente el riesgo de un elevado número de fondos para los inversores españoles. Por primera vez en el año, los fondos de renta fija a medio y largo plazo registran pérdidas, del 0,7% por término medio. Los inversores se han adaptado a la violenta caída en el precio de los bonos, y durante julio sacaron 119 millones de los fondos de renta fija a largo plazo.