Nueva Economía

Multa de 3.750 millones a la familia turca que timó a Nokia y Motorola

Motorola y Nokia ganaron su primera batalla judicial ayer contra la familia Uzan, la cuarta más rica de Turquía. Un juez federal de Estados Unidos determinó que los dueños de la cuarta empresa de telefonía móvil (Telsim) turca defraudaron a los dos gigantes de la telefonía mundial y les obligó a pagar 4.260 millones de dólares (3.750 millones de euros) por daños.

Motorola y Nokia demandaron a los Uzan en enero de 2002 en un tribunal federal de Manhattan. Las empresas argumentaron que la familia les defraudó a través de un plan de financiación que en principio estaba ideado para la construcción de la red de la empresa de telefonía Telsim.

'Los acusados, en particular la familia Uzan, han cometido fraude', explicaba en su fallo de 173 páginas el juez federal de distrito Jed Rakoff. 'Bajo el disfraz de obtener financiación para una empresa de telecomunicaciones se han extraído más de 1.000 millones de dólares del dinero de los demandantes a sus propios bolsillos y hacia las arcas de otras entidades que ellos controlan'. Rakoff ordenó a los Uzan pagar 4.260 millones de dólares.

El gran reto para Motorola y Nokia será cobrar la multa. Hakan Uzan, presidente ejecutivo de Telsim, emitió un comunicado diciendo que la familia apelaría el fallo.