UMTS

Telefónica podrá vender sus frecuencias de UMTS en Italia

Las operadoras de telecomunicaciones que apostaron en el verano del año 2000 por el negocio de la telefonía móvil de tercera generación UMTS en Italia, y que posteriormente vieron frustradas sus expectativas, recibieron ayer una buena noticia. El Gobierno conservador de Silvio Berlusconi aprobó una nueva norma por la que las frecuencias asignadas a los consorcios que han obtenido licencias de telefonía móvil en Italia pueden salir al mercado y ser transmitidas. Se calcula que esta medida pondrá a la venta cinco megahercios útiles para dar soporte a servicios multimedia de UMTS.

Entre las principales beneficiarias de esta media aprobada por el Consejo de Ministros italiano está el consorcio Ipse 2000, en el que Telefónica, a través de su filial Móviles, cuenta con una participación del 45,54%.

En diferentes ocasiones, algunas de las principales empresas de telefonía móvil italianas, como son Omnitel, vinculada a Vodafone, o TIM, del grupo de Telecom Italia, han mostrado su interés por comprar el espectro radioeléctrico que pudieran dejar libre aquellas compañías que, tras obtener licencias de UMTS en el año 2000, no pudieron poner en marcha el servicio por falta de disponibilidad de la tecnología y también por ausencia de hueco en el mercado.

TELEFÓNICA 6,11 -2,86%

El Gobierno de Berlusconi, no obstante, pone algunas condiciones para que las frecuencias que se pongan en venta puedan ser finalmente transmitidas a sus compradores. El primer requisito es que el Ministerio de Comunicaciones dé su autorización a cada operación concreta. En segundo lugar, la transacción debe ser sometida a las autoridades de la competencia, quienes han de dictaminar si la agregación de capacidad de transmisión a alguno de los principales grupos celulares del país puede hacerles incurrir en situaciones monopolistas que se consideren contrarias a la libre competencia.

Junto a la empresa española participan en el capital de Ipse la finlandesa Sonera, Atlanet, Banca de Roma, Xera y Eddisson Flack, entre otras.

Inversión millonaria

Telefónica Móviles y sus socios desembolsaron en junio de 2000 una cantidad aproximada a 2.440 millones de euros para hacerse con la licencia de UMTS.

Con posterioridad, el consorcio ha debido de ir haciendo diferentes pagos entre los que se encuentra uno de 250 millones. De ellos, 100 millones fueron para cubrir el presupuesto de la empresa en 2002 y otros 150 millones, para atender las obligaciones por la inversiones realizadas en 2001.

Recientemente, en junio de este año, el Ejecutivo italiano pidió al consorcio que retrasara una reducción de plantilla en Ipse, de 133 empleados a 13, argumentando que se iba a aprobar la norma sobre la venta de espectro que ayer vio la luz.