Cierres

Portazo definitivo de la fábrica de Piaggio

Ayer cerró sus puertas la fábrica de motocicletas Piaggio de la localidad madrileña de Arganda del Rey. La multinacional italiana invirtió 12 millones de euros en 2000 para abrir esta planta, destinada a fabricar ciclomotores y motos de campo. La capacidad productiva máxima de la fábrica era de 100.000 unidades, pero el declive del mercado en los tres últimos años -el número de ciclomotores vendidos se ha reducido a un tercio- ha llevado al cierre.

La clausura oficial está prevista para el 31 de agosto, aunque ayer iniciaron su periodo de vacaciones los últimos empleados (el 50%) que trabajaban en tareas de desmantelamiento. Sólo se volverán a abrir las puertas en septiembre para pagar a la plantilla las indemnizaciones y liquidaciones correspondientes. El acuerdo entre la empresa y los sindicatos estipula una indemnización de 55 días por año trabajado para cada uno de los 99 empleados de la fábrica.

La semana pasada se anunció la toma del control de Piaggio -que fabrica las moticicletas Vespa- por el empresario italiano Roberto Colaninno, antiguo dueño de Telecom Italia.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En