PIB

La economía de Estados Unidos creció un 2,4% en el segundo trimestre

La economía de Estados Unidos creció a un ritmo anual del 2,4% entre abril y junio, después de un incremento del 1,4% en el primer trimestre, informó hoy el Departamento de Comercio. Este dato supera ampliamente las previsiones de los expertos, que habían calculado un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de entre el 1,5 y el 1,8%. En los tres meses precedentes, de enero a marzo, el motor de la economía mundial había crecido un 1,4%.

Según el Gobierno estadounidense, este crecimiento ha sido favorecido por un gasto del consumidor robusto, la recuperación de las inversiones empresariales, el mercado de la vivienda, y un récord en el gasto militar. En el segundo trimestre, el gasto militar del gobierno creció un 44,1%, debido a la guerra en Irak y las medidas de lucha contra el terrorismo. Es la mayor subida en este apartado desde 1951.

Los bajos intereses facilitaron a los consumidores -cuyo gasto representa el 70% del PIB estadounidense- la compra de automóviles y otros bienes duraderos, así como de casas. El gasto de los consumidores subió a un ritmo anual del 3,3% entre abril y junio, frente al 2% del trimestre anterior.

Al mismo tiempo, el ritmo de gasto empresarial en la compra de equipos fue el más elevado desde el segundo trimestre de 2000, cuando la economía atravesaba aún una bonanza sin precedentes en tiempos de paz que había comenzado en 1991.

El informe del gobierno señaló que el gasto fijo no residencial de las empresas, que incluye la inversión en construcción comercial y los equipos, subió a un ritmo anual del 6,9% entre abril y junio, tras aumentar un 4,4% en el trimestre anterior.

La economía de Estados Unidos, que sufrió una recesión durante tres trimestres en 2001, ha crecido a ritmo muy lento desde noviembre de ese año, lo cual ha reducido las recaudaciones de tributos del gobierno y ha impulsado el desempleo al 6,4% de la fuerza laboral. El presidente de EEUU, George W. Bush, y la Reserva Federal (emisor) indicaron ayer, miércoles, que hay indicios de que desde mediados de junio hay un crecimiento más robusto.

Balón de oxígeno par el alicaído entorno laboral

A esta buena noticia se ha sumado otra caída en las peticiones iniciales de beneficios de desempleo durante la semana pasada, que se elevó a 388.000 personas, desde las 391.000 de la semana pasada. Esta es la segunda semana consecutiva de bajas y la primera vez en más de cinco meses que la cifra vuelve se ubica por debajo de las 400.000 personas dos semanas seguidas, que a juicio de los expertos

indica un mercado laboral que comienza a estabilizarse.