Venta

La SEPI se reafirma en su decisión de anclar a Matutes en Transmediterránea

¢La SEPI ya ha estudiado en profundidad, hasta la exhaustividad, todos los argumentos aportados por el solicitante y nuestra posición es clara, que es la que conocen a través del comunicado de prensa de ayer¢. Las palabras de Ruiz-Jarabo, tras la firma del contrato de compraventa de Musini, no dejan lugar a dudas. No hay marcha atrás en la prohibición, comunicada ayer, a Matutes, de vender su 12% en Transmediterránea.

Ignacio Ruiz-Jarabo, presidente de la SEPI, ha querido recordar que la venta por parte de algún miembro del consorcio adjudicatario sólo se podría autorizar en caso de circunstancias ¢sobrevenidas o excepcionales¢, lo que en el caso concreto de la rechazada venta por parte del grupo Matutes, no sucede. Es esta razón la que alega la Sepi para explicar su negativa al intento de Matutes de salir de Transmediterránea y su veto hasta 2008, ya que aunque las condiciones señalaban su permanencia hasta el inicio de 2007, esta fecha era prorrogada por un año más de manera ¢voluntaria¢.

Haber autorizado esta operación habría sido incumplir ¢los requisitos que estaban en las convocatorias¢, según Ruiz-Jarabo, por lo que a la hora de desestimar la petición se han valorado criterios ¢estrictamente objetivos y empresariales en acuerdo con las bases¢.

En julio del año pasado, la SEPI adjudicó Trasmediterránea a un consorcio encabezado por la constructora Acciona (55% del capital) y del que formaban parte también la Caja de Ahorros del Mediterráneo (15%), el Grupo Matutes (12%) y las navieras Aznar (10%) y Armas (8%).