Tecnología

El renacer de las tecnologías

Los valores tecnológicos han vivido subidas extraordinarias desde el final de la guerra de Irak. Los analistas condicionan su continuación al cambio de ciclo y a que las compañías aumenten su inversión en equipos informáticos

Quién lo diría. Después de tres años de desplome, los valores tecnológicos han vuelto a la vida con renovada fortaleza. Después de la exuberancia irracional, de las valoraciones a todas luces exageradas, del estallido de la burbuja y de posteriores caídas desde los máximos de marzo de 2000, el sector tecnológico está inmerso en un acusado repunte que obedece a dos factores. El primero de ellos es el final de la incertidumbre generada por la guerra de Irak y los escándalos contables. El segundo, las mejores perspectivas de beneficios para estas compañías, una vez que se han producido drásticas reestructuraciones y se vislumbra un cambio de ciclo económico a la vuelta de la esquina. El índice Nasdaq, el referente tecnológico mundial, gana cerca de un 30% desde que tocara mínimos en marzo de este año.

¿Están justificadas las revalorizaciones que experimenta el sector desde el mes de abril o el mercado se encamina hacia una nueva burbuja? 'El sector tecnológico ha perdido cerca de un 90% desde los máximos de 2000. Queda muchísimo por recorrer', afirma Ramón Esteruelas, director de clientes institucionales de ING Investment Management. El repunte de los últimos meses obedece a la extrema penalización que los valores tecnológicos sufrieron en los últimos tres años. Pero este sector ha demostrado también tener un componente cíclico muy acusado que deriva del aumento del gasto informático de las empresas que se produce cuando el clima económico es favorable. 'El sector tecnológico ha demostrado ser un sector cíclico, donde en la parte baja del ciclo las valoraciones siempre parecen altas basadas en los actuales bajos niveles de beneficio', explica Theo Maas, gestor del fondo tecnológico de ABN Amro Asset Management.

'Es un sector difícil de valorar', reconoce Josep Prats, director de análisis de Ahorro Corporación. Este experto opina que hay que diferenciar a las grandes compañías tecnológicas de las más pequeñas. 'La caída del Nasdaq perjudicó tanto a las grandes como a las pequeñas, pero el castigo a las primeras fue excesivo', sostiene. Grandes grupos tecnológicos de la talla de IBM, Apple o Intel han presentado esta semana sus resultados del trimestre pasado. Las cifras no han sido ni mucho menos espectaculares, aunque sí ha habido sorpresas gratas como la de Intel, que ha duplicado su beneficio gracias a un incremento de la demanda y, sobre todo, a una reducción de los costes.

æpermil;sta, en definitiva, ha sido la tónica del sector en los últimos meses y la clave para que el beneficio repunte aunque sea levemente. Las compañías han acometido grandes reestructuraciones y han saneado sus balances para sobrevivir a la crisis. 'Los últimos resultados presentados no han sido buenos, pero tampoco catastróficos. Han sido resultados de un mal ciclo, pero las compañías se han mantenido dentro del beneficio', apunta Prats.

Los analistas, en términos generales, son optimistas con el sector, pero sin grandes aspavientos. La clave, afirman, reside en que el repunte del ciclo económico dé paso a una nueva época de inversiones en tecnología por parte de las compañías. 'Los ordenadores pasan por diferentes ciclos y llega un momento en que tienen que ser sustituidos por otra generación', explica Esteruelas. 'Parece que se acerca el ciclo en que muchos PC tendrán que ser sustituidos, lo cual puede mejorar la facturación de las compañías'.

Poco gasto empresarial

El problema es que la inversión empresarial no acaba de dar signos fiables de recuperación. Sí se nota ligeramente en Estados Unidos, donde el descenso de los tipos de interés oficiales hasta el 1% está favoreciendo la financiación de las empresas. En Europa, sin embargo, las perspectivas son menos halagüeñas. Según un estudio de Goldman Sachs, el nivel de gasto de las empresas europeas se mantiene bajo mínimos. Tras una encuesta entre empresas del continente, el banco de inversión ha concluido que los presupuestos de gasto caerán un 3% de media en 2003, aunque quizás se recuperen en 2004.

Los analistas de SG Asset Management, la gestora de Société Générale, coinciden con este diagnóstico: 'Continuamos previendo una recuperación moderada de la inversión empresarial, en la medida en que las empresas deben renovar su equipamiento obsoleto y aumentar su productividad. De todas formas, los desequilibrios en el balance heredados de la época de la burbuja continuarán limitando el despegue'. Esta entidad opina, además, que las empresas continuarán su política de reducción de deuda y sus recortes de costes, lo que pesará sobre el empleo y, por lo tanto, sobre el consumo.

La esperanza está puesta en 2004, un año que se espera que sea de recuperación económica y de un aumento de la actividad a todos los niveles. 'De momento se van a disipar las dudas en torno a la viabilidad de las tecnológicas, pero para que se registren subidas fuertes aún habrá que esperar un año o dos', afirma Prats.

El problema del sector es que, a pesar de las caídas de los últimos años, no deja de ser extremadamente volátil. Esta característica puede provocar sobrerreaciones al alza por parte de los inversores si las noticias son positivas, pero fuertes caídas puntuales si éstas son negativas. A pesar de que los avisos sobre resultados han descendido en los últimos tiempos, siguen apareciendo de cuando en cuando en el mercado. El miércoles pasado, sin ir más lejos, Lucent Technologies se desplomaba un 13% en Bolsa tras advertir al mercado de que su vuelta al beneficio se retrasará. Lo mismo hicieron Motorola y Yahoo.

Advertencias como éstas, inherentes al sector, marcan la volatilidad del mercado. Pero los analistas tienen los ojos puestos en un periodo más amplio, y muchos de ellos tienen la esperanza de que las últimas subidas pongan los cimientos para una revalorización sostenida de todo el sector. Es decir que, disipada la incertidumbre, los inversores han aprovechado los bajos precios de las compañías para invertir, pero esta tendencia podría mantenerse si efectivamente a medio plazo los beneficios de las empresas crecen porque está creciendo la facturación y no sólo porque se han recortado costes.

Según la encuesta mensual entre gestores de fondos que publica Merrill Lynch, correspondiente a julio, los profesionales de la inversión consideran que el sector tecnológico se encuentra en estos momentos sobrevalorado. Es decir, que sus precios no se corresponden con su perspectiva actual de beneficio. Sin embargo, es uno de los sectores que en mayor medida están sobreponderando en las carteras, lo que pone de manifiesto el cambio de sesgo que han experimentado de cara al futuro.

Los analistas han aprendido las lecciones del pasado y, a pesar de su confianza en el futuro del sector, recomiendan la selección exhaustiva de valores. El todo vale ha pasado a la historia, lo mismo que las valoraciones descabelladas. 'Las inversiones de mayor éxito serán sobre todo aquellas que ofrezcan tres características importantes', explica en un informe John Mac Neil, gestor de Schroders. 'Deben tener la habilidad de ir ganando mercado; deben ser capaces de reducir costes mientras el crecimiento de los ingresos no sea fuerte y la valoración debe ser atractiva comparada con su competencia'. Es decir, deben ser líderes de su mercado, baratos y con las cuentas saneadas.

Muchas compañías han saneado ya sus cuentas, y eso supone un avance para el inversor. 'Ahora mismo es más fácil seleccionar empresas porque son muchas las que se han reestructurado y hay más donde elegir', afirma Ramón Esteruelas.

Yahoo: Los mejores resultados en tres años

El gigante de Internet arrojó en el segundo trimestre de 2003 un beneficio neto de 50,8 millones de dólares, prácticamente duplicando la cifra del mismo periodo del año anterior. Este resultado es el mejor que ha tenido la compañía en los últimos tres años. Los ingresos, incluso, crecieron un 42% por encima del segundo trimestre del año anterior, logrando por este concepto los mejores resultados en un trimestre de su historia. El crecimiento obtenido por Yahoo ha venido provocado por un aumento en la publicidad, tras reorganizar la estructura de esta división.

Estos resultados, sin embargo, provocaron una fuerte caída del valor al conocerse, el pasado 9 de julio, al no alcanzar las estimaciones que habían previsto algunas casas de análisis.

Microsoft: Eleva sus perspectivas para todo el año

Los resultados de Microsoft constituyen un referente para todo el mercado, por cuanto la compañía es el mayor fabricante de programas informáticos del mundo. El jueves presentó las cifras correspondientes a su cuarto trimestre fiscal, las cuales arrojan un crecimiento del beneficio neto del 26%, desde 1.530 millones de dólares a 1.920 millones. La razón de este crecimiento obedece a un crecimiento de las ventas del 11% y a una estabilidad de las mismas, ya que numerosos clientes han firmado contratos con la compañía que durarán varios años.

Los resultados del grupo fundado por Bill Gates se situaron ligeramente por debajo de las estimaciones que barajaban los analistas, debido al aumento de los gastos de marketing para promocionar las ventas.

Nokia: Malos tiempos para los fabricantes de telefonía

Nokia, el mayor fabricante de móviles del mundo, ha presentado unos resultados peores a lo esperado, y ha advertido al mercado de que a lo largo del tercer trimestre puede ser sufrir una caída en el beneficio, derivada de la debilidad del dólar frente al euro. Las acciones sufrieron el jueves una caída superior al 15,68%.

Otro fabricante de equipos de telefonía, Lucent Technologies, ha corregido toda la subida que había experimentado desde comienzos de abril. El valor se ha situado de nuevo en los niveles inmediatamente posteriores al final de la guerra de Irak.

El castigo que ha sufrido Lucent obedece a una de las tristemente famosas advertencias sobre resultados.

La compañía ha anunciado que su vuelta al beneficio tendrá que esperar un poco más de lo planeado.

Intel: Crecen las ventas y se duplican las ganancias

El mayor fabricante de microprocesadores del mundo presentó esta semana unos resultados envidiables, con un crecimiento de las ventas del 7,9% con respecto al mismo trimestre de 2002. El beneficio neto se ha duplicado, pasando de 446 millones de dólares a 896 millones. La compañía se ha beneficiado de un repunte de las inversiones para nuevos procesadores y ordenadores portátiles, cuyos chips son más caros que los que utilizan otro tipo de ordenadores.

El gigante informático ha logrado además reducir costes aumentando la productividad de sus fábricas.

El caso de Intel es paradigmático por el tamaño de la compañía y pone de manifiesto que en algunos de los subsectores que componen el sector tecnológico las cosas comienzan ya a mejorar.

IBM: Algunos analistas esperaban cifras mejores

El pasado jueves, tras presentar sus resultados al cierre del mercado del día anterior, IBM sufría un desplome en Bolsa de hasta el 3,93%. La compañía había arrojado un crecimiento del beneficio neto del 288%, desde los 56 millones de dólares del mismo trimestre del año anterior hasta los 1.700 del segundo trimestre de 2003. Este crecimiento obedece en gran medida a los extraordinarios derivados de la venta de divisiones, sin los cuales el aumento del beneficio neto es del 10%.

El mayor fabricante de equipos informáticos se ha beneficiado de la caída del dólar, así como del recorte de empleos que ha acometido. Sin embargo, algunos analistas esperaban mejores cifras, sobre todo en lo referente a la venta de ordenadores, que ha descendido un 0,9%.

Apple Computer: El beneficio cae un 41% por las nuevas aperturas

Los de Apple son quizá los peores resultados de cuantos están publicando las grandes tecnológicas estadounidenses. El fabricante de ordenadores ha registrado una caída del beneficio del 41% en su tercer trimestre fiscal, desde los 32 millones de dólares del mismo periodo del año anterior hasta los 19 millones del presente. Este menor crecimiento registrado por la compañía obedece a las inversiones que ha realizado para la apertura de nuevos establecimientos de venta y para el desarrollo de nuevos productos.

A pesar de los malos resultados, el mercado acogió con optimismo la noticia porque la compañía prevé una mejora de las ventas a lo largo del presente trimestre, así como un crecimiento del beneficio neto superior al presentado.