Destitución

La SEPI condiciona la salida de Matutes de Trasmediterránea

El presidente de la SEPI, Ignacio Ruiz-Jarabo, aseguró ayer que sólo autorizará al grupo Matutes a vender el 12% de Trasmediterránea si demuestra que existen 'causas sobrevenidas y excepcionales'. Ruiz-Jarabo señaló que la 'cuestión fundamental ahora es aclarar si se cumplen las condiciones fijadas en las bases del concurso de privatización'. Según las bases del concurso, la salida de un socio tiene que ser autorizada expresamente por la SEPI y motivada por causas excepcionales.

'Sólo cuando nos llegue una petición de estas características, analizaremos si cumple o no con las bases', añadió Ruiz-Jarabo. En el caso de que estas condiciones se cumplan, se autorizaría la venta del 12% de Trasmediterránea por parte del grupo Matutes. Por el contrario, 'si no se dan esas dos condiciones, no habrá posibilidad de ser aceptada', explicó.

Ruiz-Jarabo desmintió que la operación 'aporte comisiones o plusvalías al organismo' y apuntó que el montante de la operación es sólo 'el precio pagado a la SEPI por el grupo Matutes, más el beneficio del ejercicio no distribuido de Trasmediterránea'.

En julio del año pasado, el holding público adjudicó Trasmediterránea a un consorcio encabezado por la constructora Acciona (el 55% del capital) y del que formaban parte también la Caja de Ahorros del Mediterráneo (con el 15%), el Grupo Matutes (un 12%) y las navieras Aznar (10%) y Armas (8%).