Previsiones

El BCE exige mayor compromiso con el Pacto de Estabilidad para alcanzar la recuperación

Las reformas estructurales y una orientación constante y fiable en la política fiscal en la eurozona son la máxima prioridad en las actuales condiciones de contenido crecimiento económico. En su boletín mensual de julio, el BCE ha pedido un "fuerte compromiso" con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento en aquellos países con desequilibrios presupuestarios crecientes, ya que contribuiría a mejorar la confianza y propiciaría la recuperación.

El BCE criticó la "falta de ambición" en el ámbito de las reformas fiscales y estructurales, y achacó a la actitud de los Estados la debilidad del crecimiento económico de la zona euro. En este sentido, manifestó la necesidad de llevar a cabo estrategias de saneamiento presupuestario que contribuyan a mejorar la confianza en aquellos países con fuertes desequilibrios fiscales.

Gradual recuperación

La economía de la eurozona experimentará una ligera recuperación en el segundo semestre del año gracias al aumento de las exportaciones, según apunta el boletín del BCE. La entidad bancaria señala además, que prevé un aumento del consumo privado gracias al crecimiento de los ingresos y los bajos tipos de interés.

La entidad manifiesta que la información disponible hasta la fecha indica que en el segundo trimestre de este año la actividad económica se contuvo, especialmente en el sector industrial. Sin embargo, en el segundo semestre del año, el panorama que se dibuja es de "una gradual y moderada recuperación" a partir de este periodo, que se verá beneficiada por las exportaciones, lo que compensará el efecto amortiguador que ha tenido la pasada apreciación del euro en la economía europea.

Además, mejorará el consumo privado al haber crecido los ingresos reales disponibles y estar vigentes unos tipos de interés bajos. Al no percibir riesgos inflacionistas, el instituto europeo recortó en junio las tasas en medio punto hasta el 2%, el porcentaje más bajo desde la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de estimular la economía de los doce países del euro. El índice de inflación en el área subió en junio una décima hasta el 2%, el tope establecido por el BCE para mantener la estabilidad de los precios en la zona.