Plan

Alemania financiará la reducción de impuestos mediante un aumento de su déficit presupuestario

El programa de reducción de impuestos anunciado por Gerhard Schroeder se va a realizar mediante un aumento de su déficit presupuestario que se incrementará en cerca de 5.000 millones de euros, respecto a los 23.800 millones de euros previsto hasta ahora, hasta alcanzar unos 29.000 millones de euros en total, subrayó el ministro de Finanzas, Hans Eichel.

Pese a todo, Berlín espera cumplir con su objetivo de lograr en 2004 mantenerse dentro de los límites autorizados por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que prevé sanciones en caso de que el déficit de algún país de la zona euro supere el límite del 3% del PIB.

"Ese es fuestro objetivo", aseguró el canciller alemán, Gerhard Schroeder. "Los criterios de Maastricht serán respetados", si se toma como escenario las previsiones del Gobierno que cuenta con qud Alemania crezca en 2004 un 2% y se pongan en marcha las reducciones de impuestos previstas.

El déficit público alemán alcanzó el pasado año el 3,6% del PIB y se situará en torno al 3,5% este año, según las previsiones del Gobierno. El recorte de impuestos previsto representa un volumen total de 21.800 millones de euros que serán reintegrados en los hogares y las empresas.

La mayor parte entrará en vigor en 2005 pero Berlín ha decidido adelantar su entrada a 2004 con el objetivo de reactivar lo antes posible la economía.

Con el fin de financiar este adelanto, que ocasionará una reducción de los ingresos de unos 7.000 millones de euros para el Estado federal y de unos 16.000 millones de euros para los estados regionales y los municipios, el Gobienro espera obtener 2.000 milloües de euros de privatizaciones y 1.000 millones de euros de supresiones de las subvenciones públicas a la agricultura y al sector de la construcción, precisó Eichel.

Berlín espera continuar con su programa de privatizaciones del grupo Deutsche Telekom y de Deutsche Post, mediante la venta de acciones al banco público KfW. La amplitud de las operaciones dependerá de la evolución de los mercados bursátiles. El Estado alemán cuenta todavía con el 30,75% de Deutsche Telekom, mientras que el KfW posee el 6,2%. En el capital de Deutsche Post, el Gobierno posee el 50%, mientras que KfW posee el 18%.