Cajas

El presidente de Cajasur logra un nuevo consejo del que quedan fuera PSOE e IU

La nueva asamblea de Cajasur, ya adaptada a la Ley Financiera, acaba de escribir la última gran polémica vinculada a esta entidad cordobesa controlada por la Iglesia en la persona del presidente Miguel Castillejo. Finalmente, tal y como había denunciado el PSOE, las candidaturas de este partido e IU para elegir a sus representantes en nombre de la Diputación de Córdoba y de los ayuntamientos fueron apartadas por la mayoría tanto en el consejo de administración como en la comisión de control, aunque en este último órgano la ausencia de la izquierda se explica por la renuncia socialista en protesta por el veto en el consejo a uno de los miembros socialistas de la asamblea.

Este poder de decisión acumulado en manos de los representantes de la Iglesia es posible gracias a los nuevos estatutos de la entidad, aprobados por el Gobierno central y no por la junta de Andalucía en virtud de la Ley Financiera. Según este texto, ya no es cada grupo o institución de la asamblea quien designa nominalmente a sus representantes en el consejo y la comisión de control, sino que es la asamblea, en este caso dominada por Castillejo y el PP, la que efectúa los nombramientos.

El conflicto estaba así servido y comenzó a la hora de conformar el consejo de administración. A la Diputación de Córdoba le corresponde un puesto en el consejo, pero el candidato designado por la institución provincial para ocuparlo, Antonio Fernández Poyato, fue vetado por la mayoría y la asamblea eligió en su lugar al segundo de la lista, un representante de IU. Fruto del pacto entre PSOE e IU en Córdoba, este candidato renunció y también lo hicieron así los miembros de la candidatura progresista a la comisión de control.

En el consejo también tienen reservados dos puestos los ayuntamientos y en este caso la mayoría de la asamblea descartó directamente la candidatura de PSOE e IU y optó por dar esta cuota íntegramente a los populares, de tal forma que los ayuntamientos están representados en el consejo de administración por dos concejales del PP de los ayuntamientos de Córdoba capital y Madrid. Ninguna otra localidad cordobesa tiene presencia.

También vicepresidente

Este consejo monocolor e íntegramente aliado a Castillejo se completa con los siete miembros del Cabildo Catedralicio de Córdoba, un representante de los trabajadores del sindicato controlado por la caja y cuatro impositores también afines al PP después de que fuera anulada la candidatura auspiciada por PSOE, IU y CC OO.

Castillejo, que es presidente de forma vitalicia, continúa por tanto en su puesto, pero desde el pasado sábado ya es oficial el nombre de la persona que lo va a sustituir al frente de la gestión de la caja. Se trata, como ya se había avanzado, de Francisco Jiménez Becerril, que será nombrado hoy consejero delegado , en la primera reunión del consejo donde ocupa el puesto en representación del Cabildo Catedralicio. Será también vicepresidente.

El presidente de la Diputación de Córdoba y consejero general en la asamblea general de Cajasur por dicha institución, Francisco Pulido (PSOE), afirmó 'el 90% de los cordobeses no estará representado en Cajasur'. Pulido anunció que la Diputación cordobesa 'estudiará las medidas jurídicas que tomará'. El PP, por su parte, pide al PSOE que acepte la legalidad. El secretario general de los populares andaluces, Antonio Sanz, reclamó así a los socialistas que 'respeten la voluntad de la mayoría y acepte la realidad de no poder ocupar una de las cajas andaluzas', en alusión a que el PSOE controla las otras cinco cajas de la comunidad en alianza con IU y CC OO.