Compras

Nike compra la empresa de la marca All Star

La operación está valorada en una cifra superior que las empresas no han desvelado porque se trata de incluir la deuda de Converse. Con esta su tercera compra, Nike pretende hacerse con un mercado menos sofisticado que el que ahora domina pero que crece no tanto por razones deportivas como de moda.

Y es que la compañía centenaria Converse, que dominó el mercado de las zapatillas de deporte desde los años veinte a los setenta ha ido perdido todo el lustre deportivo que había tenido cuando de la mano de Reebok y Nike se comenzaron a introducir las zapatillas de deporte para la NBA de nuevos materiales y sofisticada composición aerodinámica. Converse, la empresa que hizo famosas las zapatillas Chuck Taylor All Stars y que estaban en casi todas las canchas de baloncesto de EE UU, compitió como pudo durante 20 años pero tocó suelo en 1997 cuando el que era su imagen de mercado, Latrell Sprewell, fue despedido al agredir a su entrenador.

En 2001 entró en suspensión de pagos y un grupo de inversores privados se hizo con la gestión, cuya mayor vuelta de tuerca fue transferir la producción a China y el anuncio en 2002 de salir al mercado, algo que nunca se produjo.

Converse tuvo unos ingresos de apenas 205 millones de dólares en 2002 mientras que en ese mismo periodo las cifras de Nike llegaban a los 10.700 millones de dólares.

No obstante, Nike está haciendo frente a una erosión de su mercado que ni los millonarios contratos de publicidad con estrellas como Tiger Woods o el jovencísimo LeBron James parece que pueden, de momento, aupar. El pasado mes de junio Merrill Lynch le rebajó la recomendación ante las difíciles perspectivas del mercado. Adicionalmente, Nike mantiene una guerra comercial con uno de sus mayores distribuidores de Estados Unidos, FootLocker, a quien ha dejado de proveer mercancía.

Con Converse, Nike entra en un mercado retro que está arañando ventas con un nuevo estilo de vestir impuesto por artistas nuevos y gran éxito en EE UU, como la cantante Avril Lavagne.

Además gana acceso a nuevos canales de distribución como las cadenas de descuento Wal Mart, sin que según Nike, eso devalúe la marca. Converse se mantendrá como marca separada dentro de Nike.