Revista de Prensa

Microsoft, una compañía más normal

La diva ha cantado. Microsoft ha decidido dejar de premiar a sus directivos con opciones sobre acciones (...). La compañía informática ha reconocido así que el boom tecnológico ha terminado y ha decidido comportarse como una empresa normal que no espera ya un crecimiento excepcional. Es un camino que otras compañías tecnológicas pueden tomar como ejemplo.

Durante los años de burbuja en los noventa, las tecnológicas vieron en las opciones sobre acciones una forma barata de retribuir a sus trabajadores (...). Como el gasto no era recogido en las cuentas, los beneficios crecían (...). Los que materializaron sus opciones antes del estallido de la burbuja pudieron llenarse los bolsillos (...).

Ahora, tras tres años de caída bursátil, las opciones sobre acciones no son bien valoradas por los empleados. Su principal uso en el futuro será aplicable en empresas nuevas en las que todavía hay posibilidades de espectaculares subidas (...).