Subidas

El apoyo de los jueces a la banca de inversión de Wall Street devuelve el alza a las Bolsas

De Nueva York a Tokio y después a Europa. Una carambola que llegó al Viejo Continente algo debilitada, aunque suficientemente poderosa como para poner freno a dos sesiones consecutivas de caídas que habían alimentado las dudas sobre los niveles alcanzados por las Bolsas.

La decisión de un juez estadounidense de desestimar varias demandas de inversores sobre los bancos de Wall Street multados por análisis engañoso generó en la víspera una oleada de compras sobre estos valores que luego se extendió al resto del sector y contagió a las grandes entidades financieras del mundo. España no fue una excepción. El SCH (+2,69%) fue la compañía que más puntos aportó ayer al Ibex. El BBVA, que durante la sesión llegó a subir el 3%, cerró con ganancias del 1,58%, aunque fue el tercer valor que más contribuyó a la subida del índice.

Ayer mismo, Merrill Lynch logró su segunda victoria en los tribunales. El mismo juez que la jornada anterior había desestimado las demandas de un grupo de inversores no aceptó una denuncia impuesta sobre la firma y su fondo de tecnología Global Technology Fund.

En el resto de plazas europeas, el repunte de las entidades financieras jugó también un papel importante. En todas ellas, uno o dos bancos figuraron en la lista de los 10 valores que más ganaron de la sesión. No obstante, y con la excepción de Credit Suisse, la única firma europea directamente implicada, la decisión del juez estadounidense tiene pocas consecuencias para el resto de entidades.

'Se trata de un simple contagio puntual, porque dudo que en Europa la gran banca corra el peligro de ser llevada a los tribunales', señaló un gestor de una conocida entidad holandesa. El mismo experto recordó que en las últimas dos sesiones han tenido lugar algunas mejoras de recomendaciones sobre importantes entidades europeas. Así, Merrill Lynch mejoró el precio objetivo de Deutsche Bank el martes, mientras que ayer ING elevó a comprar desde mantener la recomendación de ABN Amro.

Por otro lado, Goldman Sachs emitía ayer un informe muy positivo sobre el sector bancario europeo en el que afirmaba que la gran mayoría de entidades está bien posicionada para experimentar una notable mejoría en su negocio cuando la situación económica mejore. En este informe, Goldman reiteró su recomendación de atractivo sobre el sector y señaló que las sorpresas positivas en los resultados pueden ser una constante este año y el que viene.

Superados los 6.800

El repunte de los bancos estuvo apoyado en el Ibex por el buen comportamiento de Telefónica (+1,91%), lo que posibilitó que el índice cerrara ayer por encima de los 6.800 puntos. El valor que más subió durante la jornada fue Indra (+5,05%), que se benefició de una recomendación de Merrill Lynch, que situó el valor en comprar en su inicio de cobertura sobre la empresa española.

Arcelor (+4,81%) se vio favorecida por una nota de Goldman Sachs en la que sus analistas elevaron de neutral a atractivo el sector europeo del acero tras señalar que puede haber escasez de este metal a finales de año.

Fitch desconfía de los bancos europeos

Mientras los analistas y las Bolsas se empeñaron ayer en alentar las alzas de los bancos europeos, las agencias de calificación financiera recordaban que el sector sigue bajo las cuerdas.

En una nota publicada ayer, Fitch señala que las entidades financieras europeas se enfrentan a una segunda mitad del año muy complicada. Los analistas de la agencia de calificación consideran que los bancos lo van a tener difícil en los próximos seis meses para aumentar sus ingresos y subrayan que sólo la continuidad de las políticas de recortes de costes impedirán un deterioro de los beneficios.

Aunque Fitch considera improbable que se produzca 'una gran catástrofe', sí aprecia signos preocupantes en algunos bancos, especialmente los alemanes. 'Continúan enfrentándose a la mayor crisis de beneficios desde la II Guerra Mundial. Aunque los esfuerzos de recortes de costes deberían empezar a dar sus frutos este año, el sector sigue teniendo un problema crónico a la hora de captar ingresos', añadieron los expertos de Fitch en referencia a los bancos germanos.

Las entidades mejor posicionadas para superar la crisis son aquellas que han diversificado sus actividades y las que tienen en la banca minorista su principal negocio.

Tampoco cree la firma de calificación de riesgos que se vayan a producir grandes fusiones o adquisiciones en el mapa europeo. Sólo en Italia y Alemania existe alguna posibilidad de consolidación, indica en su informe.