Coyuntura

El consumo privado impulsó la economía francesa tres décimas hasta marzo

El Producto Interior Bruto (PIB) ha crecido un 0,3% en Francia durante el primer trimestre de 2003, según los cálculos corregidos del Instituto Nacional de Estadística (INSEE) divulgados hoy y confirman las previsiones. En el trimestre anterior, el último de 2002, ese país registró una caída del 0,1% en su crecimiento.

En el primer trimestre de 2003, los gastos de consumo de los hogares franceses progresaron casi al mismo ritmo que en los meses precedentes (+0,5%) y favorecieron una décima de crecimiento económico.

Continúa el descenso de las exportaciones, del 0,6% desde el anterior 0,5%, mientras las importaciones aumentan un 0,9%, desde ese mismo porcentaje pero en negativo del trimestre anterior. El comercio exterior detractó cuatro décimas en el crecimiento del PIB.

Ayer, el ministro de Economía, Francis Mer, confesó que será "imposible" cumplir la previsión para este año del Gobierno de un crecimiento del 1,3%, "a menos que haya un milagro". Se refirió al consumo de los hogares, "decepcionante en el segundo trimestre", recordando el impacto de los puentes festivos y las huelgas de las últimas semanas. El INSEE estimó en su informe trimestral de coyuntura, publicado la semana pasada, que la economía crecerá un 0,8% este año. El primer ministro francés, Jean-Pierre Raffarin, había indicado también la semana pasada que la progresión económica se situaría este ejercicio en una horquilla de entre el 0,8 y el 1,5%.