Redes

Fenosa obtiene una licencia para dar teléfono a través de su red

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha decidido otorgar a Unión Fenosa una licencia de tipo C2 que le permitirá explotar su red para servicios de telecomunicaciones, aunque no podrá ofrecer telefonía directamente a clientes finales. A partir de ahora, la compañía eléctrica podrá alquile su red a terceros, para que luego estos ofrezcan servicios de telefonía a los usuarios.

Fenosa deberá poner en funcionamiento el servicio en el plazo máximo de un año y hacerlo funcionar durante, al menos, cuatro aunque la licencia tiene una vigencia de 20 años, prorrogables cada 10, sin que se puedan superar los cincuenta años. No es la única eléctrica que pretende utilizar sus redes para ofrecer servicios de telecomunicaciones, también Endesa e Iberdrola han iniciado los trámites para hacerlo. La entrada de las tres compañías puede significar una revolución en el mercado, ya que su red ya llega hasta los hogares de los usuarios.

Las tres cuentan ya con una licencia de telecomunicaciones C1 que les permite dar servicios de transmisión de datos y el establecimiento o explotación de redes públicas de telecomunicaciones a través de su oferta a terceros. Ahora, para ofrecer voz y datos por la nueva tecnología Power Line Comunication (PLC) tienen que tramitar la ampliación de estas licencias.

Iberdrola ha señalado que baraja la posibilidad de empezar a dar servicios comerciales a finales de año o a principios de 2004, mientras que Endesa señalaba en marzo que en un año o año y medio podría plantearse la salida al mercado. Unión Fenosa, aunque no ha realizado pruebas de la extensión de las otras dos eléctricas, sí ha efectuado las suficientes para comprobar la fiabilidad de esta tecnología, según asegura.

Con el PLC, cada enchufe se convierte en un punto de conexión de telecomunicaciones, por lo que no es necesario efectuar un nuevo cableado en viviendas y empresas. Para utilizar la red eléctrica como sistema de transmisión se debe conectar en los enchufes una terminal que ya ha empezado a comercializarse. Los cables eléctricos sólo actúan como transmisores de voz y datos en el trayecto que une las viviendas o las empresas con los transformadores, que quedarán conectados, a su vez, con las redes de telecomunicaciones. Los técnicos consideran que con esta tecnología se podrán alcanzar velocidades de Internet de entre 1 y 1,5 megabytes de ancho de banda.