Retrasos del AVE

Nuevo cruce de acusaciones entre Ansaldo y el GIF

La empresa italiana Ansaldo emitió ayer un comunicado en el que afirma que 'los problemas en la apertura del AVE a Lleida han sido y siguen siendo causados por los retrasos en las obras civiles y en la entrega de las mismas a los adjudicatarios de la señalización'.

La empresa italiana afirma que son estos retrasos y no los problemas en los sistemas de seguridad los auténticos causantes de los continuos aplazamientos que sufre la inauguración de la línea. Asegura que todos estos hechos están documentados y demuestran que 'la compañía no es la culpable ni la causante de retraso alguno'.

Tambien se refiere a las demoras de entre 12 y 18 meses que acumula 'la construcción de los edificios técnicos que deben acoger las instalaciones y equipos del sistema de señalización'. Esta situación provoca 'dilaciones y continuos problemas para acceder a la vía para realizar tets y llevar a cabo trabajos, y la finalización a última hora de otros subsistemas han provocado una serie de cambios en los planes del Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) y de Renfe'.

Para hundir más el dedo en la llaga, Ansaldo señala que muchos de estos trabajos y puestas a disposición de la vía 'aún no han sido terminados y se encuentran en fase de construcción'.

Por el contrario, afirma que el consorcio se ha 'adaptado con la mayor flexibilidad y deseo de ayudar' a esta situación negativa.

El GIF, responsable de la obra, intervino también ayer en el debate al exigir a Ansaldo y a su socio Cobra que 'cumplan los compromisos adquiridos y que subsanen las deficiencias detectadas en la línea del AVE de Madrid a Lleida'.

El GIF, no obstante, evita comprometerse en su nota con el establecimiento de un nuevo plazo para que Ansaldo-Cobra subsane definitivamente los problemas que siguen apareciendo en la línea de Madrid a Lleida.

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, reiteró ayer su 'escepticismo' ante el calendario previsto para finalizar las obras del AVE, ya que, si la UTE adjudicataria del contrato de señalización y control no ha cumplido el plazo, 'el resto del calendario es una pura especulación'.

Cascos aludió en los pasillos del Senado a una información recogida por este diario según la cual el suministrador del sistema de seguridad de esta línea del AVE, Ansaldo-Cobra, había solicitado al GIF un nuevo aplazamiento para acabar su trabajo.

En concreto, el aplazamiento se retrasaría hasta el 31 de julio para poder completar la instalación de los equipos de seguridad y resolver las anomalías detectadas. El ministro recordó que la UTE estableció 'por escrito' a finales de marzo un calendario por el cual se comprometía a entregar la instalación de control el 31 de mayo, 'y no ha cumplido'.