Competencia

Mastercard pide a Competencia que no fije 'condiciones artificiales'

El presidente de Mastercard International, Baldomero Falcones, lanzó ayer otro mensaje a los reguladores españoles. Cree pernicioso para la libre competencia que se impongan tarifas a la hora de fijar la tasa de intercambio, que es la comisión que se cobran entre sí las entidades financieras por los pagos con tarjeta y que influye en la que exige la banca al comercio.

El Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) tiene la última palabra. Será el órgano que decida en los próximos meses las nuevas reglas sobre la tasa interbancaria, como establece la proposición no de ley aprobada por el PP hace unas semanas, y el que resuelva la denuncia presentada por grandes y pequeños comerciantes contra los tres sistemas por tasas 'abusivas'.

Baldomero Falcones, el primer español que ha asumido el cargo de presidente en Mastercard, considera que el TDC no debería 'crear condiciones artificiales de precios o de otro tipo', porque, de lo contrario, 'desvirtuaría el mercado' de libre competencia, señaló ayer en el foro de Mastercard Europa en Praga. Para explicarlo destacó que los comercios negocian con su entidad las comisiones que les cobran y, por tanto, no hay igualdad de condiciones para todos ni un estándar global, aunque también se mostró convencido de que el propio mercado 'corregiría' esa situación. Por otra parte, no cree que Competencia entre a regular precios. A su juicio, es esencial que haya un 'diálogo abierto y permanente' con los reguladores, con los políticos y con los comercios.

Falcones anunció además que Servired, Euro 6000 y 4B acordaron hace dos meses retrasar el cambio de la banda magnética por el chip en las tarjetas hasta 2008, tres años más tarde de la implantación en casi toda Europa. El motivo: que el coste de la adaptación, más de 400 millones, no es rentable porque el fraude en España es de los más bajos de Europa. El riesgo: si la banca no adapta lo más rápido posible, los comercios tendrán que cargar con el fraude con tarjetas extranjeras.

La banca española se ha movilizado y ya ha presentado formalmente una petición en los consejos europeos de Mastercard y Visa. La primera de estas sociedades ha logrado la adhesión de otros países que han refrendado esta propuesta. El consejo de Mastercard que se celebrará en EE UU el 30 de octubre decidirá sobre este tema.