Huelga

Arcelor reabre los centros de Asturias tras finalizar el paro de las subcontratas

La normalidad ha vuelto a los centros de Arcelor en Asturias, pero la finalizada huelga de los subcontratistas ha dejado huella. Los 20 días que el líder mundial del acero ha tenido que paralizar sus plantas de Avilés y Gijón, además del Parque de Carbones de Aboño, han supuesto la pérdida diaria de una producción de 13.000 toneladas que ya no vuelve. Esa carga de trabajo, que durante todo el paro suma 260.00 toneladas, ha ido a otros centros de Arcelor en el País Vasco, Francia, Bélgica y Brasil.

En España, los centros de la antigua Marcial Ucín en Guipúzcoa, integrados en Aceralia, la filial nacional de Arcelor, se han beneficiado en parte del conflicto de Asturias al ver aumentado el volumen de pedidos de alambrón, que se utiliza para la construcción.

Arcelor, que pudo mantener la producción de sus otros dos centros en el Principado, ubicados en Mieres y La Felguera, también se vio obligado a enviar a la regulación temporal de empleo durante 10 días a 5.500 trabajadores. Las otras 10 jornadas de huelga las solventó con vacaciones adelantadas para el colectivo citado. Ayer, las instalaciones de Avilés y Gijón arrancaron en producción, aunque los procesos de calentamiento que requieren las plantas siderúrgicas retrasarán a mañana los niveles de actividad habituales en esos centros.

ARCELORMITTAL 28,08 -1,44%

Más salario

El conflicto laboral de Asturias ha dejado claro que las empresas subcontratistas son claves en el día a día de las grandes industrias, y que sus huelgas pueden bloquear un tejido fabril tan importante como el de Arcelor. Las subcontratas realizan las actividades de mayor esfuerzo físico, las que engordan las estadísticas de accidentes laborales, en bastantes casos con consecuencias mortales.

Este sector ocupa en Asturias a más de 4.000 personas, que ayer finalizaron sus protestas al conseguir una importante subida salarial, que les equipara con los empleados de su cliente, Arcelor.

Los subcontratistas asturianos verán aumentados sus ingresos salariales un 5% anual en los próximos cuatro años, para llegar al quinto ejercicio con una subida equiparable a la del IPC más un punto. El fin del paro fue decidido ayer en una asamblea celebrada en Avilés, y los empleados volverán a sus puestos de trabajo a partir del primer turno de la jornada de hoy, que empieza a las seis de la mañana.

Finalmente, los sindicatos UGT, USO y CC OO aceptaron las propuestas de la patronal Femetal. Fuentes de las centrales recordaron ayer que el conflicto ya finalizado no ha sido el más importante de los vividos en el sector en Asturias, puesto que en 1992 otra huelga similar se alargó durante dos jornadas más que ésta, hasta 22 días de paro.

Arcelor, de continuar el conflicto, hubiera iniciado a las seis de la mañana de hoy otro expediente de regulación de empleo de 10 días para 5.500 trabajadores, lo que hubiera provocado la paralización de las instalaciones de Avilés y Gijón durante ese periodo de tiempo, y la consiguiente pérdida de producción de unas 130.000 toneladas.