_
_
_
_
Las bolsas en el mundo

Wall Street vuelve a ver razones para vender

Una advertencia de beneficios camuflada de General Electric y la debilidad económica hacen caer las Bolsas

El recorte de ayer, un 1,23% en el Dow y el 1,7% en el Nasdaq, demuestra que Wall Street tenía ganas de embolsarse parte de los beneficios acumulados en las últimas tres semanas. Pero también que el panorama económico y empresarial no es tan boyante como algunos desearían.

Cayeron más de lo previsto las peticiones semanales de desempleo y los pedidos de subsidios. Al mismo tiempo, el índice de indicadores líderes creció en mayo más de lo esperado. No obstante, el índice de actividad industrial de la Reserva Federal de Filadelfia no subió en junio tanto como esperaban los analistas.

En el plano empresarial, General Electric anunció un descenso inesperado en las ventas de su división de plásticos que levantó el temor a una pronta advertencia de beneficios.

JP Morgan, Prudential, Deutsche Bank y Merrill Lynch se apresuraron a recortar las previsiones de beneficios de General Electric (-2,96%) después de que la compañía reconociera que una de sus divisiones venderá entre el 15% y el 20% menos de los previsto. La rápida actuación de las firmas de inversión demuestra que los analistas dan por descontado una advertencia de beneficios de la compañía.

La corriente bajista sobre los bancos de inversión iniciada la víspera tras los malos resultados de Morgan Stanley se contagió ayer a Lehman, que cedió un 3,87% a pesar de que sus cifras fueron superiores a lo previsto. Citigroup (-2,43%) y JP Morgan (-1,94%) siguieron la misma suerte.

La jornada empezó mal y terminó peor. La riada de ventas en EE UU se llevó por delante las Bolsas europeas. Con la excepción de Milán (- 0,93%), el resto de grandes plazas retrocedió entre el 1,5% y el 2,5%. La corrección llegó a todos los sectores, en especial a las aseguradoras (-3,35%), medios de comunicación (-2,72%) y banca (-2,41%).

Las compañías aseguradoras demostraron ayer su predisposición a caer más que el mercado cuando las ventas arrecian en los parqués. Aunque ayer las caídas de algunos valores del sector estuvieron más que justificadas.

Así, Swiss Re cedió un 8,63% tras reconocer que el desajuste en el mercado de cambios, la venta de activos a un precio inferior a los de compra y los bajos tipos de interés están dañando los resultados, una afirmación que fue interpretada por el mercado como una advertencia de beneficios en toda regla. Este anuncio sacudió a su máximo competidor en el mundo, Munich Re (-3,57%), pese a que esta última compañía fue incluida en la lista de valores preferidos de JP Morgan.

En el sector de medios de comunicación destacó el descenso de Cordiant (-39,47%). La firma de publicidad británica, que hasta ayer había soñado con la posibilidad de ser objeto de una lucha por parte de sus competidores por engullir su negocio, sólo ha recibido la oferta de WPP a un precio casi un 50% inferior al de mercado. WPP, por su parte, cayó el 4,79% ante la posibilidad de que su oferta pueda ser desestimada por los accionistas de Cordiant.

Otro de los valores castigados de la sesión fue Lufthansa (-6,48%), un valor que ha subido el 60% en los últimos cuatro meses. Por último, BMW retrocedió el 4,28% tras señalar que ha parado dos plantas en Alemania por la huelga que mantienen los trabajadores del sector del metal.

Los analistas pronostican que la economía argentina podría registrar su primer crecimiento trimestral de los últimos cuatro años. Las buenas expectativas ayudaron ayer al Merval (+xx%) a ignorar el resto de los mercados internacionales.

Tokio, con un leve avance del 0,19%, registró ayer su tercer día de ganancias consecutivas y superó los 9.100 puntos. El yen registró su mayor caída diaria de las últimas dos semanas frente al dólar después de que el Gobierno anunciara que apoyará un debilitamiento de la moneda.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_