Inversión

FCC renuncia a duplicar su parte en el capital de Xfera

La incertidumbre en el lanzamiento del servicio de telefonía móvil multimedia ha obligado a FCC a congelar su inversión en la operadora Xfera. El presidente de la sociedad, Marcelino Oreja desveló ayer en Barcelona, horas antes de la junta general de accionistas, que la participación del grupo en esta empresa se limita al 5,08% tras renunciar a ejercer la opción de que disponía para tomar hasta el 11% de su capital. Las acciones no adquiridas por la empresa española están en manos de Vivendi.

FCC, que canaliza su presencia en Xfera a través de una sociedad conjunta con el grupo francés denominada Venditelecom, se declara dispuesta a mantener su presencia en la operadora, a la espera de que el nuevo móvil inicie su andadura, una posibilidad sobre la que Oreja se mostró optimista tras la revisión de las condiciones que la Administración exigía a los operadores. En concreto, el máximo responsable del grupo recordó la rebaja sustancial de los avales que garantizaban el proyecto, cifrada en el 84%, y la renegociación de los términos de la licencia. El inicio de la explotación comercial del nuevo móvil lo sitúa en el segundo semestre del año que viene.

En el negocio constructor, FCC se declara dispuesta a crecer en el exterior, aunque 'siempre con prudencia'. De hecho, la inminente entrada de los países de Europa del Este en la Unión Europea ha desviado la mirada del grupo hacia esta zona en busca de alguna empresa interesante. FCC planea también diversificar hacia la producción de prefabricados para la construcción, el mantenimiento de infraestructuras y la depuración de aguas. También quiere reforzar su presencia en el sector industrial.

A corto plazo, sin embargo, la mayor apuesta de crecimiento son los servicios. FCC acaba de presentarse a la puja para adquirir la tercera empresa española de limpieza, Cespa, una iniciativa a la que el grupo da gran importancia. 'Vamos a competir con todo el interés para comprarla. Es la empresa que quisiera todo el mundo tener, tanto por su rentabilidad como por su funcionamiento', afirma Rafael Montes, vicepresidente de FCC y responsable máximo de esta área. 'La compra de Cespa es una buena alternativa y vamos a hacer todos los esfuerzos necesarios para alcanzar este acuerdo', añade el presidente de FCC.

Cespa pertenece a Aguas de Barcelona y el grupo francés Suez al 50% y facturó 674 millones el año pasado.

El beneficio subirá el 4%

FCC prevé alcanzar un beneficio neto de 280 millones en 2003, lo que supondrá un incremento del 4% respecto al registrado el pasado año. La cifra de negocios repuntará el 6%, hasta superar los 5.800 millones, según anunció Oreja. El presidente descartó la existencia de un cambio de estrategia en el actual primer grupo de construcción y servicios por resultados, inducido por el incremento de competencia que puede producir en el sector ante la esperada fusión de ACS y Dragados.

Preguntado sobre la eficacia del pacto entre Esther Koplowitz y Veolia sobre FCC -un documento sellado hace un año para sustituir el inoperante acuerdo con Vivendi-, el presidente se declaró confiando en que la tendrá. 'Hemos analizado varias propuestas e iniciativas y varias de ellas están en gestación en este momento'.