Alemania

La confianza de las empresas alemanas, en mínimos de 10 años

El panorama de la economía alemana se presenta cada vez más triste. Una encuesta de las Cámaras de Comercio e Industria (DIHK) revela que las expectativas de los empresarios alemanes están en el nivel más bajo desde 1993 y no hay indicios de mejora. De los 21.000 encuestados, sólo un 17% espera una mejora en los negocios. El índice global profundiza su tendencia negativa y cae a -25, desde el -22 registrado en la encuesta de febrero.

Tres de los seis institutos económicos más prestigiosos de Alemania esperan que el primer semestre de 2003 se haya saldado con recesión técnica, dos trimestres consecutivos de contracción, y cifran sus expectativas de crecimiento del PIB para el conjunto del año entre el cero y el 0,5%.

'La economía alemana está enfangada en una pertinaz fase de estancamiento', sentenció ayer el presidente de las Cámaras, Martin Wansleben, que añadió que 'no hay signos de mejora'. El 42% de los encuestados por DIHK prevé que las perspectivas empeoren. Este panorama se refleja en las perspectivas para exportaciones, que han descendido en cuatro meses de 27 a 7 puntos.

Wansleben admitió que las exportaciones, el motor del crecimiento alemán, empezaban a tambalearse a causa de la fortaleza del euro frente al dólar. La moneda única se ha apreciado un 12,3% en lo que va de año, hasta situarse en el ámbito de los 1,18 dólares por euro.

El responsable de las Cámaras alemanas no quiso trazar un panorama absolutamente negativo y admitió un 'cauteloso optimismo', en lo que se refiere a los negocios con Europa del Este y China. Wansleben destacó además que 'los negocios locales no están marchando tan mal como se temía a principios de año' y anunció que el vendaval de despidos masivos en las empresas empezaba a amainar. La Oficina Federal de Empleo sitúa la tasa desestacionalizada de paro en mayo en el 10,7%.

El prestigioso instituto HWWA se convirtió ayer en el tercer think tank alemán que diagnostica recesión técnica para el primer semestre de 2003. IfW y DIW ya anunciaron sus expectativas de recesión. HWWA prevé crecimiento cero para todo el año y anticipa para 2004 un crecimiento del 1,5%.

Las valoraciones de los institutos alemanes chocan contra las del Gobierno, que aún espera que la economía crezca en 2003 un 0,75% y anticipa para 2004 una expansión del 2%. El Ejecutivo reconoce que si el alza del PIB se sitúa por debajo del 2%, será muy difícil cumplir con el Pacto de Estabilidad, que pone límite al déficit presupuestario en el 3%. HWWA prevé que un déficit presupuestario del 3,7% del PIB para 2003 y del 3,2% en 2004.

Entre algunos expertos aún hay esperanzas de un repunte de la economía alemana. El instituto ZEW publicó ayer su encuesta de confianza empresarial, que creció en junio por sexto mes consecutivo, hasta situarse en 21,3 puntos. Esta mejoría mantiene, sin embargo, el indicador a años luz de los niveles que se vivían hace 12 meses, cuando estaba en 70 puntos.

Menos vacaciones

La crisis económica ha obligado al Ejecutivo alemán a cambiar radicalmente su discurso. El SPD llegó al Gobierno como abanderado de la reducción de la jornada laboral a 35 horas. Ahora, el ministro de Economía y Trabajo, Wolfgang Clement, aboga por que los alemanes trabajen más tiempo y reduzcan el número de días festivos. 'Sin duda hemos llegado a un límite en cuanto a días de vacaciones, festivos y horarios de trabajo', advirtió Clement en una entrevista en el semanario Der Stern.

El responsable económico calificó de 'equivocada' la huelga que el sector metalúrgico de Alemania del Este lleva a cabo en reivindicación de la jornada de 35 horas. El ministro cree incluso que el PIB experimentará un crecimiento adicional del 0,5% gracias a que un buen número de festivos caerán en fin de semana el año próximo.

La actividad económica germana se traduce en los indicadores de producción industrial de la UE. La producción industrial creció en abril respecto a marzo un 0,4% en la eurozona y un 0,8% para el global de los Quince, según los datos publicados ayer por Eurostat, la oficina de estadísticas comunitaria. En variación interanual, la zona euro registra un alza del 0,8%, mientras que el conjunto de la UE creció el 0,5%.