Divisas

El euro retrocede ante la buena noticia de los precios estadounidenses

Sucede hoy lo mismo que ayer. Que en el último momento, un anuncio del otro lado del Atlántico hace retroceder al euro frente al dólar, tras una mañana de lucir cambios históricos. La moneda única superaba a comienzos de sesión los 1,186 dólares, pero el dato de estancamiento del IPC estadounidense en mayo -se temía un descenso de una décima y avivara el temor a una deflación- ha depreciado la cotización hasta los 1,179 dólares. De esta forma, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado su cambio oficial en 1,1795 dólares.

Los datos sobre la inflación al otro lado del Atlántico no mostraron ninguna tendencia deflacionista, lo que habría podido perjudicar al billete verde, según han comentado los intermediarios de divisas.

La moneda única había recuperado en los últimos días su rally frente al dólar, después de que se publicara el descenso de la confianza del consumidor en EEUU en junio, que decepcionó a los operadores del mercado de divisas y permitieron al euro superar la barrera de los 1,18 dólares. Ayer, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Wim Duisenberg, se refirió a las favorables perspectivas para la estabilidad de precios, que contribuirán a su vez a reforzar el papel de la política monetaria en el crecimiento económico.

Los mercados de divisas están a la espera, por otra parte, de que la Fed tome una decisión sobre los tipos de interés en EEUU el 25 de junio, lo que hace menos atractivas las inversiones en ese país y perjudica al billete verde. Los expertos consideran que el euro se cambiará estos días entre 1,1805 y 1,2144 dólares. Hasta que las cifras económicas estadounidenses muestren que la mayor economía del mundo se ha recuperado, el euro mantendrá, según los analistas, su actual tendencia alcista.