Medios de pago

El fraude en las tarjetas de crédito en España es seis veces inferior al de la UE

El director general de Ingenico Iberia, Carlos Jaque, ha asegurado hoy que España está "en la vanguardia" de los medios de pago dentro de la Unión Europea. Según Jaque, en nuestro país, el fraude con las tarjetas de crédito o débito está entre el 0,01 y el 0,02% de todas las transacciones realizadas, lo que supone un porcentaje "seis veces inferior" a la media registrada en la UE.

Jaque hizo estas declaraciones en el seminario "Los retos tecnológicos de los medios de pago", organizado por Ingenico Iberia e IBM en Santander los días 16 y 17 de junio. Jaque recordó que en el mercado de los medios de pago en España ha habido empresas que "han intentado entrar en el mercado español y se han visto obligadas a salir", como es el caso de Verifone.

Según el responsable de Ingenico Iberia, "eso no va a ocurrir con Ingenico, que está plenamente consolidada en España y que tiene un mercado fiel". En el seminario participó también Alfonso de la Viuda, consejero delegado del sistema 4B, y los directores generales de Euro 6000, Santiago Ballesteros, y Visa España, Enrique Rodríguez Bonachera, quienes señalaron que podría existir una diferencia de tiempo entre la adaptación del método EMV entre los bancos de la UE y los españoles, lo que podría repercutir "negativamente" en el nivel de fraude que se registra con el pago con tarjeta en España.

Según de la Viuda, todo estará solucionado en el año 2008, fecha en que los tres sistemas de pagos (Visa, Master Card y Euro 6000) habrán adaptado todos los terminales y tarjetas al nuevo sistema EMV de "mayor seguridad".

El sistema EMV incorporará una tarjeta activa a todas las tarjetas de crédito-débito, lo que multiplicará la seguridad y cambiará la responsabilidad de la entidad bancaria al cliente en caso de fraude, según explicaron los responsables de estas empresas. Por otra parte, Carlos Jaque recordó que España es país de UE con mayor nivel de terminales de puntos de venta por millón de habitantes y en el que además la aceptación es del 75 % de los comercios, también uno de los porcentajes más altos de Europa.