Armas nucleares

La UE y Rusia exigen a Irán que acepte un control nuclear

La Unión Europea, Rusia y el Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU presionaron ayer al Gobierno de Irán para que acepte sin dilaciones inspecciones más estrictas en sus instalaciones nucleares y demuestre así que no está desarrollando un programa ilegal de armas.

Las autoridades iraníes, que han negado las acusaciones de Washington acerca de la supuesta posesión de armas de destrucción masiva, se mostraron firmes en su posición de impedir mayores inspecciones.

Los ministros de Exteriores de la UE, reunidos en Luxemburgo, dijeron que si Irán desea un acuerdo comercial con el bloque, entonces deberá permitir la entrada de los inspectores de la ONU para despejar todas las dudas sobre el programa nuclear que lleva a cabo. Dijeron que el progreso en el tema nuclear y los avances en las conversaciones comerciales eran 'elementos interdependientes y esenciales en las relaciones de la UE e Irán'.

En tanto, Rusia también pidió una mayor colaboración a Irán para lograr una solución pacífica del problema. 'Esperamos que la situación política interna no desestabilice a Irán', dijo un portavoz de Exteriores en referencia a la ola de protestas estudiantiles que han sacudido al país en los últimos días.

El viceministro ruso de Asuntos Exteriores, Yuri Fetodov, pidió al Organismo Internacional de la Energía Atómica una 'reacción sopesada y no politizada' a un informe que concluye que Irán no ha cumplido todos sus compromisos derivados del Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares.

Respaldo a EE UU

Los ministros de Exteriores de la UE respaldaron la tesis de utilizar la fuerza en contra de la amenaza que representan las armas de destrucción masiva, en lo que fue interpretado como un acercamiento a la posición estadounidense. Los ministros europeos adoptaron por primera vez una estrategia en común para combatir el desarrollo de armas biológicas, químicas o nucleares, y dijeron en una declaración conjunta que una posible acción militar puede ser una medida de último recurso para combatir Estados o 'terroristas' que adquieran o produzcan esas armas.

Sin embargo, el ministro griego, George Papandreou, insistió en que la referencia al posible uso de la fuerza no estaba relacionada con el asunto de Irán.