_
_
_
_
_
Comisiones

Mastercard alerta sobre el intervencionismo en las tarifas

El presidente de Mastercard International, Baldomero Falcones, alertó ayer de que el intervencionismo en las comisiones de las tarjetas pone en peligro la competencia del sistema de medios de pago. Anunció, además, que la banca española quiere aplazar unos dos años, hasta 2007, el plazo para completar el cambio de la banda magnética por el chip en las tarjetas, el principal y más costoso reto tecnológico que afrontan los medios de pago.

La futura norma que prepara el Gobierno para fijar las bases de las comisiones interbancarias que luego influyen en las que la banca cobra al comercio ha despertado ciertas suspicacias en el sector de medios de pago (controlado por las entidades financieras). El presidente de Mastercard International, Baldomero Falcones -el primer ejecutivo europeo que ocupa este puesto-, expresó ayer parte de estas preocupaciones. Pese a entender que 'desde reguladores, partidos políticos y diferentes grupos de interés económico' en referencia al comercio se luche 'por incrementar la competencia', hay que tener 'cuidado de no caer en un intervencionismo en la fijación de precios' y 'no hacer demagogia fácil'.

Durante su intervención en unas jornadas sobre medios de pago organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) pidió, además, que el enfrentamiento entre banca y comercios, que acusa a las entidades de cobrarles tasas 'abusivas', no dé lugar a una regulación del Gobierno que perjudicaría la competencia.

La futura regulación pedirá más transparencia, pero en principio no fijará los costes sobre los que la banca debe calcular la tasa interbancaria; sí deja esta potestad al Tribunal de Defensa de la Competencia, que ganará poder. 'Lo deseable es que tampoco haya intervencionismo en sus decisiones', insisten en los medios de pago. El conflicto ha llegado a tal punto que los sectores de comercio y servicios han denunciado a Servired, Euro 6000 y 4B ante Defensa de la Competencia. Esta denuncia ha influido para que el Gobierno decida unas nuevas reglas para las tasas.

Falcones lanzó ayer un mensaje a los comercios al señalar que la reducción o supresión del pago con tarjeta les haría perder ingresos. También expresó el temor por la posibilidad de que en EE UU surjan más demandas contra los medios de pago que terminen 'ahogando a la industria', informa Efe.

Sobre el reto tecnológico más importante que enfrentan los medios de pago mundiales, la introducción del chip en todas las tarjetas (mediante el estándar EMV), Falcones anunció que las entidades españolas están negociando un acuerdo en los consejos europeos de Visa y Mastercard para intentar retrasar unos dos años, hasta 2007, el cumplimiento del proceso. Ve posible un acuerdo antes del verano, señaló a este diario.

El cambio al chip 'no está yendo tan deprisa como debería', reconoció Julio Lage, director general adjunto de La Caixa, en las jornadas, y lo argumentó por la mayor seguridad del sistema español frente a otros europeos. La tasa de fraude en España es de las más bajas de Europa.

Los expertos estiman que la inversión para cambiar los 50 millones de tarjetas, los 48.000 cajeros y los 800.000 terminales en comercios que hay en España a la tecnología chip costará más de 400 millones.

Los inconvenientes de la nueva tecnología

¿Por qué el sistema financiero español está aplazando la incorporación del chip en las tarjetas? El motivo fundamental es que no ve una rentabilidad ni proporcional ni inmediata a la enorme inversión que necesita la sustitución de la banda magnética (más de 400 millones).El objetivo principal del chip es reducir el fraude y España ya tiene una de las tasas más bajas de Europa.El problema es que este cambio es internacional. Europa tiene de plazo hasta enero de 2005, Latinoamérica en enero de 2004 y el resto de zonas en enero de 2008. Para España, país eminentemente turístico, es primordial hacer el cambio antes o, al menos, a la vez que los países de origen de esos turistas. Si no lo hace, en caso de fraude con una tarjeta con chip, las entidades españolas tendrían que asumir este coste por no tener lista la tecnología para este medio de pago. Todo depende del visto bueno en los consejos de Visa y Mastercard de países como Reino Unido o Francia.Entidades como Caja Madrid o el BBVA han empezado este año la migración. Este último prevé cerrar el año con 125.000 tarjetas con chip emitidas.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Más información

Archivado En

_
_