Optimismo

SP comienza a mejorar las perspectivas de los grandes valores

El entorno económico y la percepción de los analistas sobre la Bolsa mejora poco a poco. Eso es al menos lo que dicen las últimas encuestas. Lo cierto es que hay cifras que asombran para bien, pero también las hay, aunque menos, que anulan en parte este estímulo de esperanza.

Las agencias de calificación han sido muy duras en tres años de crisis. Los bancos españoles han sido de los que más han sufrido. BBVA y SCH han perdido en los dos últimos ejercicios un 34,39% y 12,30%, y 30,50% y 7,46%, respectivamente. Gran parte de estas caídas se deben a los problemas internos que surgieron en Latinoamérica, y más concretamente en Brasil y Argentina.

En estos seis meses, las aguas parecen haber vuelto a su cauce. Con la situación más calmada Standard & Poor's vuelve a dar un voto de confianza a tres de los grandes valores de la Bolsa; los dos bancos y Repsol.

En esta semana, la firma de inversión mejoró la perspectiva del BBVA desde negativa a estable, lo que sugiere que podría subir la calificación de la entidad financiera a corto plazo.

Con respecto al Santander, S&P confirmó la calificación de A, al igual que para Banesto. Los analistas explicaron que este cambio refleja la disminución del riesgo procedente de las inversiones en Latinoamérica, en el caso del BBVA, y que el SCH tiene una 'menguante exposición latinoamericana'.

Los bancos han sido también centro de atención por parte del mercado por la reunión del Banco Central Europeo, que ha bajado los tipos de interés hasta el 2%. Ayer, Ibersecurities aconsejaba a los inversores que cambiaran su inversión del Popular al SCH porque consideran que el primer banco es el más expuesto al estrechamiento de márgenes por su negocio y su mix de su balance. Los expertos comentan que la razón de apostar por el Santander se debe a la recuperación de las divisas latinoamericanas y la mejora de sus operaciones en España, que compensará en parte esa caída de tipos de interés. BBVA y SCH han terminado la semana con subida del 4,17% y 4,51%. El Santander, además, está en máximo anual.

Con respecto a Repsol, S&P ha revisado el rating desde A-3 hasta A-2, mientras que la perspectiva de deuda la ha elevado a estable desde negativa. Para los expertos este cambio supone un espaldarazo para la petrolera, puesto que elimina todos los problemas de la deuda que la han presionado durante años.

Gran parte de los analistas espera que otras firmas de calificación se sumen en el corto plazo a lo realizado por S&P. Repsol ha ganado en las últimas cinco sesiones un 3,13%.