Balance

Pérdidas en British Energy por sus centrales nucleares

El traslado a los resultados de la caída del valor de sus centrales nucleares ha disparado las pérdidas de British Energy hasta 6.020 millones de euros. La compañía, salvada de la quiebra por el Gobierno, sigue afectada por los bajos precios del mercado británico y el incremento de los costes.

British Energy ha arrojado pérdidas de 4.300 millones de libras (6.020 millones de euros) por la amortización de sus nueve plantas nucleares, cuyo valor en libros queda reducido a 800 millones de libras (1.120 millones de euros), unos 3.600 millones de libras (5.040 millones de euros) menos. La compañía perdió 493 millones de libras (690 millones de euros) en el ejercicio precedente.

La compañía, que se libró in extremis de la bancarrota el año pasado y que suministra el 20% del consumo eléctrico del Reino Unido, dijo que la crisis de sus plantas de generación obedece al incremento de los costes fijos. También destacó el efecto de la caída de las tarifas industriales en un 40% en los últimos dos años.

Los problemas de British Energy estallaron en septiembre de 2001, cuando fue destapada la crisis de tesorería y el Gobierno entró con un crédito salvavidas por 410 millones de libras (574 millones de euros) para evitar la quiebra. British Energy cuenta con otro préstamo de 200 millones de libras (280 millones de euros) con validez hasta septiembre de 2004, cuando debe presentar su plan de reestructuración a largo plazo.

Como resultado de la debacle, British Energy se ha visto obligada a reforzar su capital con el traspaso de varias filiales, entre ellas su negocio canadiense Bruce Power. La compañía también negocia la venta de su participación del 50% en Amergen, una joint venture con la estadounidense Exelon que gestiona tres plantas nucleares en EE UU.

Duras condiciones

British Energy advirtió ayer que las condiciones de mercado siguen 'difíciles' y que se esperaba otra caída de alrededor del 7% en las tarifas energéticas. La compañía espera obtener un ahorro de costes de unos 50 millones de libras (70 millones de euros) hasta 2005.

Con esas conclusiones coinciden los analistas, quienes señalan que 'el mercado de electricidad del Reino Unido ha sido horrible para los generadores en los últimos años'. 'Los precios son los más bajos de la historia, lo que ha llevado los márgenes prácticamente a cero'. Y los cambios, se añade, no están siendo favorables para los operadores.