Trabajo

Un estudio sitúa a España a la cola de la calidad laboral en la UE

España obtiene un suspenso global en un estudio sobre calidad laboral, especialmente por los malos datos del paro femenino y de los jóvenes. El informe sugiere, además, la necesidad de reducir la contratación temporal, en favor del empleo a tiempo parcial, al tiempo que recomienda destinar más recursos a la creación de estructuras dedicadas al cuidado de los hijos y las personas dependientes para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar, impulsar una política educativa en todos los niveles para extender la formación profesional a todos los trabajadores, al margen de sus estudios, e impulsar el diálogo social.

La encuesta, elaborada por los profesores del Departamento de Economía de ESADE Anna Laborda y José María Comajuncosa y por el director del Instituto de Estudios Laborales de ESADE, Carlos Obeso, muestra el alto nivel de satisfacción laboral de la mayoría de países de la UE, frente a la baja puntuación de España, donde la mayoría de los trabajadores reconoce que está "muy insatisfecho".

En cuanto a estructura salarial, España está nuevamente situada en el grupo de los que están en peor posición que la media europea -el cuarto por la cola-, ya que tiene una distribución de ingresos deficitaria y desigualdades de renta entre los ciudadanos.

En el apartado de habilidades, formación y desarrollo profesional, España ocupa el último puesto de la UE, mientras que en el de igualdad entre sexos se sitúa en penúltimo lugar debido a que la diferencia salarial entre hombres y mujeres sigue siendo de las más elevadas de la UE, con el dieciséis por ciento. Según el informe, en salud y seguridad en el trabajo -bajas y accidentes laborales-, España vuelve al último puesto y muestra además un sensible empeoramiento en los últimos años.

Dentro del apartado de "flexibilidad y seguridad", se analiza la tasa de cobertura de las prestaciones por desempleo, donde España queda alejada de la media de la UE pero obtiene un aprobado, mientras que el nivel de satisfacción sobre la jornada laboral devuelve a España al último puesto de la UE. Los únicos buenos resultados obtenidos en España, corresponden a los apartados de "Diversidad y no discriminación", y los "Resultados globales de trabajo" -productividad-, donde España logra puntuaciones superiores a la media de la UE, mientras que en el resto de los países se observa un estancamiento y pocos avances.