Reforma

El Congreso aprueba el proyecto de la Ley General de Telecomunicaciones

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado hoy, con el único apoyo completo del Partido Popular, el proyecto de la nueva Ley General de Telecomunicaciones (LGT), con lo que el texto pasa ahora al Senado, donde volverá a ser debatido.

Por segunda vez consecutiva, el Ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, no ha asistido al Congreso para defender el texto ante el pleno, lo que le ha reprochado la oposición, que durante el debate ha calificado la nueva ley de intervencionista y poco consensuada.

Por una parte, el diputado popular Juan Manuel Moreno ha afirmado que este "magnífico" texto (que dará lugar a "una Pde las mejores leyes de las aprobadas en los últimos años") aumenta la protección de los derechos de los usuarios y de las necesidades de las empresas, al tiempo que es necesaria para incrementar la estabilidad del sector y el desarrollo de la sociedad de la información.

En cambio, la diputada socialista Francisca Pleguezuelos ha explicado la oposición de su grupo al conjunto del texto al apuntar que es intervencionista, no fomenta suficientemente la inversión ni el desarrollo de la sociedad de la información, es poco flexible y viola los derechos de los usuarios en el ámbito del secreto de las telecomunicaciones, entre otras muchas críticas.

Por su parte, el diputado de Convergencia i Unión (CiU), Jordi Jané, ha explicado que su grupo votó en contra de gran parte del texto porque, aunque durante el debate en comisión se aprobaron 13 de sus 72 enmiendas, en general "no se ajusta a la Constitución ni a la realidad de las comunicaciones electrónicas" en España.

Ayer, el presidente de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), Carlos Bustelo, abogó por establecimiento de un plazo límite para la desaparición de la regulación del sector, y que es un elemento antinatural. Bustelo instó, además, a las empresas de telecomunicaciones a incrementar sus inversiones y a recuperar su capacidad de riesgo.