Medio Ambiente

Danosa diversifica su negocio con los aislantes acústicos

Hasta Corea tuvo que desplazarse Manuel del Río Domínguez, presidente y fundador de Danosa, y los tres miembros de su familia que trabajan en la empresa (Manuel, Alberto y Ana) en 1964 para hacerse con la máquina y la tecnología para fabricar un aislante capaz de amortiguar los molestos ruidos que se propagan por los edificios.

La perturbación que pueden producir los golpes, la música y otros sonidos habituales que proceden del piso superior o inferior se puede evitar extendiendo una lámina de polietileno reticulado y expandido bajo la capa de mortero sobre la que se coloca el pavimento que reviste el piso. Desde 1988, esta empresa familiar, situada en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes, importaba de Alemania este material. Lo demandan, sobre todo, bares y restaurantes, pero también algunos promotores de viviendas de lujo, preocupados por el confort acústico.

Pero, como explica José Ángel Gamallo, director del departamento de acústica de Danosa, 'este confort pasará en breve de ser un lujo a una exigencia, porque la directiva europea (sobre evaluación y gestión de la contaminación acústica en el medio ambiente) obliga a los promotores a tomar medidas para minimizar el impacto del ruido'. En España, las Cortes tramitan un proyecto de Ley del Ruido, que debería concluirse antes del 18 de julio para adaptar a tiempo la norma europea.

Los nuevos límites máximos de ruido en el interior de las viviendas se reducirán de los 80 decibelios actuales a 65. Las medidas para acondicionar las viviendas frente a los ruidos se recogerán en el nuevo código técnico de la edificación. Gamallo asegura que el aislante acústico para suelos que Danosa ha desarrollado, bajo la marca Impactodan, 'reduce el nivel de ruido que procede del piso inferior a 56 decibelios'.

Triplicar las ventas

Pero también el director general de esta empresa, Jesús Pérez Pareja, está convencido del futuro del negocio de los aislantes acústicos: 'En 2002 facturamos seis millones de euros, el 10% del total de la compañía (59 millones), y este año llegaremos a siete millones, cantidad que esperamos triplicar para 2005'.

Estos aislantes son estratégicos en el proyecto de crecimiento de la compañía, que lidera la fabricación nacional de láminas asfálticas betuminosas, con el 40% del mercado. 'æpermil;ste es un mercado muy maduro y tiene unos márgenes cada vez más ajustados', asegura Pérez Pareja.

Por ello, han destinado este año ocho millones de euros de su presupuesto para hacerse con la máquina y la tecnología de Corea, así como para comprar 250.000 metros cuadrados de terreno en Fontanar (Guadalajara), donde construyen una nave de 6.000 metros cuadrados en la que prevén empezar a fabricar el Impactodan este mismo otoño. Allí trasladarán otros aislantes que fabrican ahora en Madrid para mitigar el ruido en paredes y bajantes, de demanda más habitual.