Denuncia

Banesto lleva a Iberia al juzgado por una deuda de Aerolíneas

La aventura de Iberia en Argentina, iniciada en 1990 y finalizada en 1998, todavía arrastra secuelas para la empresa española. La aerolínea que preside Xabier de Irala ha sido demandada por Banesto para que pague 47 millones de euros correspondientes a un préstamo adeudado por Aerolíneas Argentinas y garantizado por Iberia, que otorgó esa cobertura hace varios años, cuando la empresa austral estaba bajo su control, según información de Iberia remitida a la CNMV.

Banesto ha iniciado en un juzgado los trámites de ejecución de esa garantía con la intención de recuperar un préstamo que nunca ha sido atendido por Aerolíneas, dada la crisis permanente en que se ha desenvuelto esta empresa desde que fue privatizada en 1990.

Previamente, la entidad financiera ha recurrido a la justicia argentina para reclamar que ese préstamo se declarara privilegiado, es decir, no sujeto a quita en la suspensión de pagos en que estuvo inmersa Aerolíneas hasta el pasado mes de diciembre. El convenio de acreedores pactado para reflotar la sociedad fija una quita del 60% sobre la deuda exigible, un efecto que Banesto quiere eludir en su préstamo, según fuentes cercanas al litigio.

Banesto perdió en primera instancia ese recurso pero ha recurrido al Supremo argentino, que todavía no ha dictado sentencia.

Tanto Banesto como Iberia han declinado comentar este contencioso. Por su parte, Aerolíneas Argentinas, adquirida a la SEPI por el grupo hispanoargentino Air Comet a finales de 2001, afirma que está a la espera de la resolución judicial sobre el préstamo para llegar a una solución sobre este conflicto.

El préstamo inicial cuenta además con la garantía hipotecaria de dos aviones Boeing 747 de Aerolíneas, de los cuales uno ya no vuela.

De momento, ante la demanda de ejecución de la garantía existente por parte de Banesto, Iberia ha procedido a constituir un depósito indisponible por la cantidad adeudada por Aerolíneas.

Plan de viabilidad

El duro plan de viabilidad de Aerolíneas se basa en el pago del 40% de los créditos verificados y declarados admisibles en tres cuotas. La primera cuota, por el 10% de la deuda, tuvo un vencimiento en el plazo de 90 días; la segunda cuota, por el 35%, se pagará en el plazo de un año; y la tercera, por el 55% restante, se abonará 720 días después de la firma del acuerdo.

Para permitir que la empresa aérea levantara la suspensión, el Juzgado Nacional número 5 tuvo en cuenta el acuerdo alcanzado entre Aerolíneas Argentinas y 324 acreedores, sobre un total de 553. El mínimo exigible para llegar a esa solución requería la adhesión al convenio del 51% de los acreedores de la aerolínea.

La compañía aérea lograba así una reducción del 60% de su deuda, que al 30 de mayo totalizaba 2.065 millones de pesos (605 millones de dólares).

Por otra parte, un juez de Buenos Aires prohibió ayer la salida del país al presidente de Aerolíneas, Antonio Mata, a quien citará a declarar en una causa por presunta administración fraudulenta de la compañía.

Investigación de un fraude

El juez de Instrucción Alberto Baños también citará a declarar a otros directivos de la compañía, controlada por el grupo español Marsans, a quienes también les prohibió salir del país, informaron fuentes judiciales a la agencia local Infosic.

Baños decretó además una inhibición (prohibición de disponer) de los bienes del empresario español y de los otros directivos involucrados.

Portavoces de Aerolíneas Argentinas declararon a Efe que la compañía no ha recibido notificación de la decisión del juez y que desconocen que haya una investigación por presunta administración fraudulenta.