Elecciones 2003

Más derechos para el paciente y aprecio para los profesionales

La oferta de las dos principales fuerzas coincide en el reconocimiento de más derechos para los clientes de la sanidad y también en el ofrecimiento expreso al personal del sector sanitario de una nueva política basada en la mejora de sus condiciones de trabajo. Los programas del PP y el PSOE esquivan cualquier tipo de pronunciamiento firme sobre la contención del gasto farmacéutico.

Los populares colocan en el escaparate la Ley de Cohesión, el proyecto estrella de la ministra Ana Pastor a través del cual se pretende garantizar la equidad y la calidad de la atención sanitaria en todas las comunidades autónomas. A éstas se les reserva en el desarrollo de dicha norma el fijar los objetivos de la calidad asistencial y la reducción de las listas de espera.

A los ayuntamientos se les reserva la aplicación de las políticas activas en el ámbito de la seguridad alimentaria. Su programa marco establece también el ofrecimiento de un pacto de Estado que tenga en cuenta la actual población dependiente y su crecimiento futuro. Los socialistas garantizan que en todas aquellas comunidades donde gobiernen el paciente tendrá derecho a la segunda opinión facultativa y a un sistema de tiempos máximos de espera en intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas y consultas a especialistas.

El PSOE ofrece también una información transparente sobre listas de espera, así como el derecho a la implantación progresiva de habitaciones de uso individual en los hospitales. Otras propuestas de interés incorporadas al programa marco del principal partido de la oposición y que serán también respetadas en la oferta electoral de las legislativas de 2004 son, entre otras, la implantación del testamento vital, la asistencia bucodental gratuita para todos los niños de hasta 15 años de edad y la implantación de la figura del dentista de cabecera.

El PSOE defiende también en su oferta electoral programas específicos de salud para todas las edades, en especial para los ancianos y para las mujeres.

En el plano profesional, los socialistas se comprometen a promover una mayor participación de los médicos y del personal sanitario en la planificación y gestión de los distintos servicios, el fomento de la dedicación exclusiva y el desarrollo de políticas de formación e investigación.