æscaron;ltima

En marcha el plan que inutiliza móviles robados

En 2002 se presentaron en España 175.312 denuncias por robo de teléfonos móviles. En Reino Unido esa cifra asciende a 700.000 y en Francia ronda las 200.000. El espectacular aumento del número de robos de estos aparatos en los últimos dos años ha alertado al sector de la telefonía móvil y a las Administraciones europeas, que han decidido unirse para luchar contra este delito.

Hoy se activa en España un plan ideado por las operadoras, los fabricantes y el Ministerio de Ciencia y Tecnología para inutilizar cualquier teléfono móvil que sea robado. El usuario que haya sido víctima del hurto de su móvil podrá hacer que el aparato quede inservible.

Hasta ahora, en caso de robo o pérdida, era posible bloquear las llamadas a través del operador seleccionado, pero el aparato podía reutilizarse. A partir de hoy, el cliente deberá informar a su compañía telefónica del robo y facilitar su número IMEI (un número de identificación de terminal que el usuario puede obtener tecleando *#06# y pulsando llamada) para que así el terminal quede inutilizado. 'A los operadores nos interesa que se pueda hablar con tranquilidad en la calle', comentan en una de las compañías que hacen negocio en España.

Sin embargo, el sistema no podrá impedir, por ahora, que los móviles robados en España puedan reutilizarse en el extranjero. Por esta razón el objetivo final de la iniciativa que hoy se pone en marcha en España es lograr que todos los países de la UE dispongan a finales de año de una lista negra de móviles robados, lista que ya existe en Francia y Reino Unido.

En España se inician hoy las pruebas en Madrid y Barcelona -tras un año de conversaciones entre las partes implicadas- y a finales de junio estará implantado en todo el territorio nacional. La inversión de las operadoras en este sistema ronda los 20 millones de euros, aunque fuentes consultadas del sector señalan que hasta finales de año no podrá hacerse un cálculo definitivo.

Las compañías están obligadas a entenderse en este terreno. Una vez que se recibe el número de IMEI las operadoras han de ponerse en contacto entre sí para comprobar si la persona que ha robado el aparato ha cambiado de compañía. Por esta razón la inutilización del móvil no puede ser inmediata; las operadoras se han impuesto un plazo de 72 horas para que así sea.

La prensa británica ha publicado recientemente el sorprendente incremento del número de robos de móviles en los colegios. Ahora que los niños también tienen móviles, éstos se han convertido en blanco de hurtos a la salida de las clases. Y el número de denuncias, por alto que parezca, representa un bajo porcentaje del número real de robos.