Coyuntura

La eurozona y la UE tuvieron un crecimiento nulo en el primer trimestre

El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro y de la Unión Europea (UE) se mantuvo estancado durante el primer trimestre de 2003 en comparación con el trimestre precedente, según ha comunicado hoy la Oficina Estadística Comunitaria (Eurostat). En comparación con el primer trimestre de 2002, éste creció un 0,8% en la zona euro y un 1% en la Unión, y de septiembre a diciembre de 2002, aumentó una décima en ambas zonas.

Los datos podrían ser revisados, a falta de incluir los definitivos de España y Francia. La oficina ha elaborado la estimación con los datos de Grecia, Italia, Alemania y Países Bajos y la previsión de Francia y España. En Alemania, la economía retrocedió un 0,2% respecto del último de 2002 y sumó un 0,5% respecto del primer trimestre del año pasado. La noticia infunde el temor de que se confirme la que sería la segunda recesión en dos años. Y en EEUU, el PIB creció un 0,4% en relación con el trimestre anterior, después de un aumento de 0,3% en el cuarto trimestre de 2002.

Por su parte, la Comisión Europea ha pronosticado hoy también que el PIB de la zona euro crecerá entre el 0 y el 0,4% durante el segundo y el tercer trimestres de 2003. La mayor parte de los indicadores empleados para realizar esta estimación reflejan "poca actividad en el crecimiento en términos tanto de la demanda interna como de la exterior", según un comunicado.

Cumplir el Pacto

Además, el Banco Central Europeo (BCE) se ha hecho eco en su informe mensual de mayo de los últimos datos de coyuntura y asegura que la actividad económica en la zona euro se ha mantenido por debajo de su capacidad durante el pasado año, pero que en la última parte del año se producirá una reactivación gradual. No obstante, ha mencionado el peligro que pueden tener eventualmente los desequilibrios macroeconómicos fuera de la zona euro e incluso el desarrollo del Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS).

El BCE ha advertido hoy a los países miembros de la eurozona del necesario cumplimiento integro del Pacto de Estabilidad y Crecimiento como condición para garantizar el crecimiento estable a largo plazo de la economía y, pese a descartar que la inflación descienda a corto plazo por debajo del 2%, sostiene que se mantendrá controlada este año. Ha calificado de ¢insatisfactoria¢ la política fiscal desarrollada por varios países de la zona euro que, en condiciones económicas ¢más favorables¢, no optaron por mantener sus presupuestos bajo control, exigiéndoles consolidar la credibilidad fiscal mediante reformas estructurales.