Coyuntura

La contracción del PIB alemán del 0,2% aumenta los temores de una recesión

Alemania, la economía más importante de la zona euro, ha entrado técnicamente en recesión tras experimentar su Producto Interior Bruto (PIB) un retroceso del 0,2% en el primer trimestre de 2003 con respecto del cuarto trimestre de 2002, según las cifras de la Oficina Federal de Estadística publicadas hoy.

Se considera que una economía ha entrado en recesión cuando registra un crecimiento negativo durante dos trimestres consecutivos y en los últimos tres meses del año pasado, el PIB alemán se dejó un 0,03%. Ahora que los expertos y analistas apuntaban a una reactivación, la contracción del primer trimestre cae como un jarro de agua fría y reaviva los temores a que se confirme otra recesión, la segunda en dos años. Según la Oficina alemana, el retroceso del crecimiento se explica por una subida de las importaciones en el primer trimestre que han sido netamente superiores a las exportaciones, precisó la Oficina en un comunicado.

Berlín, optimista

Sin embargo, el Gobierno germano se ha apresurado a comunicar que mantiene su previsión de que la economía crecerá este año un 0,75%, pese a que la mayoría de los expertos espera un incremento inferior, fundamentado sin ir más lejos en el retroceso anunciado hoy. Aunque respecto al año anterior, supone un aumento del 0,5%, descontando los días festivos asciende a un exiguo 0,2%.

La publicación de los datos del PIB coincide con la de las previsiones fiscales, que el ministro de Finanzas, Hans Eichel, presenta hoy y que se espera sean sensiblemente inferiores a lo previsto inicialmente. Ayer, Eichel anunció para 2004 un endurecimiento de la política de ahorro porque es "absolutamente necesario" que ese año se mantenga el déficit por debajo del 3% del PIB permitido por el Pacto de Estabilidad en la zona euro. En declaraciones que publica hoy Frankfurter Rundschau, Eichel dice haberse puesto de acuerdo con el canciller, Gerhard Schröder, para forzar el ahorro. El pasado fin de semana, reconoció en varias entrevistas que el déficit público excedería el techo permitido y que no veía posible que Alemania alcance la consolidación presupuestaria ante de 2006.

La economía italiana se adormece

El PIB italiano, por primera vez desde finales de 2001, cuando padeció los efectos globales del 11-S, ha caído hasta marzo un 0,1%, según datos provisionales hechos públicos hoy por el Instituto Nacional de Estadística (ISTAT). Respecto del mismo trimestre del año pasado, la economía italiana creció un 0,8%. El dato negativo, según el ISTAT, se debe a un descenso de la actividad de la industria y al estancamiento del sector servicios, aunque aumentó el valor añadido del sector agrícola. Se suma a un estancamiento de la economía durante 2002, en la que el PIB creció tan solo el 0,4%.