_
_
_
_
Franquicias

Las cadenas plantan cara a las cafeterías tradicionales

La calidad del producto, la diferenciación del ambiente y la cultura del café son los argumentos esgrimidos por las principales cadenas de cafeterías para poner en marcha sus planes de expansión. Franquicias como Jamaica Coffee Shop, Café de Indias, La Degustación, Il Caffè di Roma y Aromas de Dakar, además de otras cadenas que no franquician como Starbucks o Café y Té, están inmersas en un acelerado proceso de crecimiento que podría duplicar el número de establecimientos actuales en los próximos tres años, según estimaciones del sector.

Este crecimiento limita las posibilidades de las cafeterías tradicionales, que no han sabido adaptarse a las nuevas necesidades y exigencias del mercado. 'En la mayoría de las cafeterías convencionales se sirve cada vez peor café y ése es uno de los motivos que están impulsando la aparición y crecimiento de las cadenas de franquicias. Los hosteleros no buscan la calidad, sólo el beneficio rápido, y eso a la larga va en su contra', señala Íñigo Eguía, director de expansión de La Degustación. Esta cadena, propiedad de un grupo importador y tostador de café, cuenta con tres tiendas propias en Vitoria, pero su idea es alcanzar los 30 establecimientos en cinco años.

En esta misma línea se pronuncia David Navarro, responsable de explotación de Café de Indias, una enseña de 15 establecimientos que ha logrado abrir 11 locales en los últimos seis meses. 'Hay una sustitución de las cafeterías tradicionales por las cadenas organizadas. Nosotros vendemos cultura del café y damos un valor añadido con una gran diversidad de variedades; estamos más preocupados por la calidad del producto, mientras que las cafeterías tradicionales se fijan más en otras cosas como el precio del producto o el regalo de las tazas o la cafetera a la hora de realizar sus compras', añade Navarro. Café de Indias, que el año pasado facturó unos 10 millones de euros, prevé abrir 15 establecimientos en 2003.

También Aromas de Dakar, una de las últimas cadenas en incorporarse al sector, cuenta con importantes planes de expansión. Su origen es la importación de materia prima y sobre esta base ha abierto 19 locales (cuatro son propios) a los que se incorporarán una decena este año. 'Nuestro objetivo es llegar a 40 o 50 puntos de venta en tres años', señalan fuentes de la empresa.

Entre las veteranas del sector figura Jamaica Coffee Shop, líder del mercado con 122 establecimientos, a los que se añadirán una docena antes de fin de año, según Ricardo Rodríguez Ariño, consejero delegado y director de franquicia y expansión. La enseña, que factura más de 36 millones de euros y cuenta con una plantilla de 1.100 empleados, tiene 28 locales propios. 'Nuestro objetivo es contar con entre un 20% y un 25% de establecimientos propios', añade Rodríguez Ariño, que de momento prefiere concentrar su expansión en el mercado nacional antes de abordar la internacionalización.

Jamaica Coffee Shop fue fundada en 1994 por Cafés Garrigues, un grupo torrefactor que vende a otras cadenas de cafeterías. El objetivo es llegar a 250 locales entre España y Portugal en cuatro años.

Las multinacionales se afianzan en el mercado español

Aunque el desarrollo de las cadenas de cafeterías está capitaneado por las enseñas españolas, especialmente las franquicias, las multinacionales también han considerado el potencial de crecimiento que presenta el mercado español. La italiana Il Caffè di Roma, propiedad del grupo Lavazza, con sede en Turín, y la estadounidense Starbucks están dispuestas a dejar su impronta por todo el territorio nacional.Il Caffè di Roma, presente en 85 países, cuenta con 55 puntos de venta en España y 22 en Portugal (todas franquicias), y para este ejercicio prevé 16 nuevas aperturas, de las que una decena estarán ubicadas en las principales ciudades españolas.Por su parte, Starbucks, que no opera en régimen de franquicia, espera cerrar el ejercicio con 25 cafeterías en España. Starbucks entró en este mercado a comienzos de 2002 tras sellar una alianza con el grupo Sigla (propietario de la cadena Vips) y a finales del año pasado contaba con ocho establecimientos. Su objetivo a medio plazo es alcanzar las 100 cafeterías en el plazo de cinco años.Respecto a las cadenas españolas con posibilidades de extender sus redes en otros países, la única con posibilidades, de momento, es Jamaica Coffee Shop. No obstante, su consejero delegado, Ricardo Rodríguez Ariño, señala que este paso no se dará a corto plazo. 'Queremos que la expansión internacional esté controlada por nosotros, y eso requiere de recursos humanos que ahora están inmersos en el crecimiento nacional'.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_