Déficit excesivo

El Bundesbank advierte de que un incumplimiento del Pacto restará credibilidad a Berlín

El gobernador del Banco Central Alemán (Bundesbank), Ernst Welteke, ha advertido hoy del peligro de retrasar continuamente el objetivo del equilibrio en las finanzas públicas fijado por el Pacto Europeo de Estabilidad y Crecimiento, porque le restaría credibilidad. Máxime cuando, en una entrevista al diario Süddeutsche Zeitung publicada ayer, el economista jefe del Banco Central Alemán tildó el cumplimiento en materia de déficit público de "difícil pero realizable".

"Hay dos aspectos peligrosos. Primero, perdemos credibilidad en toda Europa. A fin de cuentas, nosotros impusimos el Pacto Europeo de Estabilidad y Crecimiento a los otros socios de la Unión Europea", comentó Welteke en una entrevista para el Berliner Zeitung. "En segundo lugar, la imposición que fija el Pacto para lograr un equilibrio en las cuentas no es un objetivo móvil que pueda pasar de 2001 a 2006 y de esta fecha hasta el infinito. De ser así, el Pacto perdería su significado", manifestó.

En lo que se refiere a Alemania, pidió a los estados regionales hacerse cargo de su parte de responsabilidad. El incremento de los déficit no se debió sólo a la política de recorte de gastos que ahoga el crecimiento, o sólo a una política presupuestaria excesiva provocada por el Estado federal sino también por los estados regionales, afirmó. Así, manifestó la necesidad de llevar a cabo reformas estructurales que permitan sacar a Alemania de su situación actual, pero hizo hincapié en que la Agenda 2010 del canciller Schröder va encaminada "a diluirse", un paquete de reformas que él adelanta "funcionaría positivamente" pese al desconocimiento de los ciudadanos. Por el contrario, "entiendo que cualquier subida en los impuestos será contraproductiva", afirmando descartar la posibilidad de elevar el IVA.

Política monetaria

El miembro del Gobierno del BCE no pudo eludir una referencia a la política monetaria que tanto revuelo ha provocado en los mercados, Washington, Tokio y la eurozona por la caída del dólar. Aseguró que la política monetaria "mejora" y no al revés, la economía de la región. Ayer, de cara a la reunión de ministros de Economía del G-7 que se celebrará este fin de semana -en la que Japón tenía previsto debatir una rebaja de tipos-, EEUU rechazó cualquier intervención en los mercados para frenar la depreciación de la divisa. La respuesta de Washington incluyó referencias al lento crecimiento de sus economías (por Japón y Europa) y su erróneo intento de achacar al dólar sus problemas.

Las reiteradas llamadas de determinados gobiernos de la zona euro a favor de un descenso de los tipos del BCE "no influirán en las decisiones" de la institución financiera, declaró hoy Eugenio Domingo Solans, uno de los miembros del consejo de Gobernadores de la entidad. El ministro francés de Economía y Finanzas, Francis Mer, manifestó hoy que la apreciación del euro frente al dólar podría ofrecer la oportunidad al BCE de bajar tipos. Además, Solans se refirió a la esperada recuperación económica y afirmó que espera que tenga lugar en la zona euro a final de año, si bien aseguró que todavía es demasiado pronto para hablar de fechas para alcanzar el potencial de crecimiento, fijado entre el 2 y el 2,5%

Superávit comercial

La balanza comercial alemana registró en 2002 un nuevo récord en su superávit, que alcanzó los 126.200 millones frente a los 95.500 millones de 2001, según ha informado hoy la Oficina Federal de Estadística. En total se registró un saldo positivo con 170 de los 240 países con los que mantiene relaciones comerciales, de los que el mayor superávit exportador correspondió con Estados Unidos, con 26.600 millones.

La lista de los 70 países con los que hubo un déficit comercial estuvo encabezada por Irlanda, ya que las importaciones superaron en 9.200 millones las exportaciones, tras un déficit en el 2001 de 11.800 millones.