OPA

Oriol defiende el veto de la CNE a la oferta de Gas Natural

El presidente de Iberdrola no pudo esquivar en la junta general de accionistas las referencias a la fallida opa de Gas Natural vetada por la Comisión Nacional de la Energía (CNE). Pese a que los gestores de la eléctrica trabajan para cerrar este capítulo, Oriol y en menor medida, Ignacio Sánchez Galán, vicepresidente y consejero delegado, se emplearon a fondo, uno para censurar a los que critican a la CNE y el otro para defender la independencia y el proyecto de futuro de la compañía vasca.

Se notaba que jugaban en campo propio. La mayoría de los accionistas que intervinieron en la junta criticaron la oferta de Gas Natural y alabaron el veto de la CNE y la gestión del consejo de administración que se opuso, desde el primer momento, al intento de las gasística por controlar Iberdrola.

Algún accionista aprovechó, incluso, la ocasión para criticar la decisión del Gobierno vasco de adjudicar Naturcorp, la sociedad que aglutina sus activos en el negocio del gas, a Hidrocantábrico. La compra de esta empresa era una de las apuestas del equipo dirigido por Galán.

IBERDROLA 10,73 -0,05%
NATURGY 27,85 -0,71%

Oriol aprovechó el entorno amable en el que se encontraba para asegurar que 'se puede decir lo que se quiera sobre el informe de los técnicos de la CNE que habían planteado un sí condicionado pero es difícil realizar un dictamen técnico'. A renglón seguido añadió que 'hemos defendido la empresa con mucha discreción y con un estupendo equipo jurídico'.

Galán fue más allá y manifestó que el veto del regulador se había adoptado 'tras un exhaustivo y riguroso informe'.

Pese a todo, Oriol afirmó que no quería hablar más 'un asunto pasado', y que ahora es necesario que la compañía adopte una estrategia que la evite volver a caer en situaciones similares. Confía en recuperar 'la senda del crecimiento'.

Tamaño suficiente

El primer ejecutivo de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, afirmó en la junta que 'Iberdrola ya tiene tamaño suficiente para ser uno de los principales agentes del sector en Europa', de cara a la liberalización total de los mercados energéticos en 2007. Se apoyó Galán en el plan estratégico 2002-2006, cuyo objetivo es duplicar tamaño y resultados, para defender a una compañía 'que ya crea valor'.

Galán apostó por un crecimiento orgánico de Iberdrola y Oriol desechó las 'aventuras corporativas'. No obstante los gestores de la eléctrica han manifestado recientemente que si hay posibilidad de realizar compras que supongan aportar 'valor' se efectuarán porque por la firma vasca tiene músculo financiero y capacidad de apalancamiento.

Por otra parte, los accionistas de la empresa aprobaron las cuentas de la compañía de 2002 y acordaron el pago de un dividendo de 0,61 euros por acción más una prima de asistencia a juntas de 0,01 euros. Ello supone incrementar en un 7,3% el pago al accionista sobre el año anterior.

La empresa decidió, además, emitir deuda por valor de 1.500 millones de euros, que será vendido a través de pagarés.

El Gobierno y CiU se acusan de politizar la opa

La decisión de la CNE de vetare la opa de Gas Natural sobre Iberdrola en contra de sus propios informes técnicos provocó un nuevo encontronazo entre el Gobierno y Convegencia i Unió. El portavoz del grupo catalán en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida denunció que la decisión había sido 'política', informa Efe.

La misma acusación le fue devuelta posteriormente por el vicepresidente del Gobierno Mariano Rajoy, quien pidió 'responsabilidad' al partido catalán.

Rajoy afirmó en Barcelona que el Ejecutivo no ha tomado ninguna decisión sobre la opa, y que no conocía los informes técnicos avalaban la compra de la eléctrica vasca por el grupo catalán. ERC fue más allá y afirmó que la CNE podría haber cometido prevaricación.

La propia CNE, organismo dependiente del Ministerio de Economía, respondió a las criticas recibidas por su postura en este tema y anunció la presencia de su presidente, Pedro Meroño, en el Congreso para explicar el veto a esta operación.