Televisión

Piqué sacará a concurso el espectro de Quiero si no logra pactar con las cadenas

La televisión digital terrestre sigue siendo un espejismo en España. Hace más de un año que las cadenas generalistas fueron obligadas a lanzar sus emisiones digitales sin que a día de hoy estén disponibles los equipos necesarios para que los espectadores puedan acceder a ellas. El único avance significativo que se ha conseguido en el terreno es la liquidación definitiva de Quiero TV, consumada el pasado día 2 en Consejo de Ministros.

Con este panorama, y ante el retraso en la aprobación de la Ley Audiovisual, los servicios del Ministerio de Ciencia y Tecnología han acelerado el calendario para desbloquear la situación.

El departamento que encabeza Josep Piqué mantiene intensas negociaciones con las seis televisiones implicadas -RTVE, Tele 5, Antena 3, Canal +, Veo y Net- para intentar sacar del punto muerto en que se encuentra atrapado la apuesta por la tecnología digital. En la ronda de negociaciones se han puesto sobre la mesa todos los temas; desde las especificaciones de los equipos de descodificación hasta la digitalización de los distintos formatos de los contenidos.

Según fuentes del ministerio, una vez que se consiga un acuerdo en el replanteamiento de la televisión digital y se defina el futuro, se decidirá el reparto de las codiciadas frecuencias que ha dejado libre Quiero TV.

Fuentes cercanas a los contactos, sin embargo, aseguran que el espectro de la televisión de Auna se está utilizando como baza negociadora. Piqué conoce la necesidad que tienen las cadenas de ampliar las frecuencias que les fueron concedidas en el concurso de marzo de 2002 y cuenta con ello para llegar más fácilmente a un difícil compromiso.

La falta de una decisión sobre el destino del espectro de Quiero queda patente en el borrador conocido de Ley Audiovisual, donde el contenido del apartado llamado a desarrollarlo se ha dejado voluntariamente en blanco.

Aunque fuentes cercanas al ministro aseguran que Piqué todavía intenta que la normativa se apruebe en esta legislatura, sus posibilidades de éxito son escasas. En este supuesto, Ciencia y Tecnología optará por acelerar el calendario de la televisión digital, que culminará con el reparto del espectro de Quiero.

Contando con que cada una de las cadenas privadas tenga en el futuro un múltiplex completo procedente de Quiero, mientras que RTVE se quedará con el que hoy comparte con sus competidoras, todas las empresas tendrán que emitir cuatro programas en paralelo. Y cada uno de ellos tiene un coste anual de 2,4 millones de euros sólo por el mantenimiento en el aire de las señales.

Adelanto a 2007

La segunda meta del Ejecutivo es adelantar el apagón analógico, previsto en estos momentos para diciembre de 2012. Piqué ha repetido en varias ocasiones que 2007 sería una fecha propicia para dar la despedida definitiva a la televisión como se conoce hasta ahora.

Las cadenas, sin embargo, se están mostrando bastante reacias a aceptar las exigencias de Ciencia y Tecnología por el sobrecoste sin retorno asegurado que generan. Y aquí es donde entra en juego el espectro de Quiero. La intención del Gobierno es adjudicar los 3,5 múltiplex que poseía la extinta televisión digital terrestre a las actuales emisoras, pero no sin que se hayan comprometido previamente a respaldar el plan del Gobierno para desbloquear esta tecnología. Si no se llega a un acuerdo, Piqué está dispuesto a hacer un concurso restringido con las frecuencias, según fuentes cercanas al ministerio, en el que podrían entrar nuevos operadores.

El afán del Ejecutivo en el caso de que convoque el concurso no sería recaudatorio, porque entre las condiciones el valor concedido a la oferta económica sería mínimo. Otra vez, la intención de Piqué es que las televisiones se comprometan a invertir en la digitalización de sus contenidos y en el adelanto del apagón digital.

En este contexto, cobran especial relevancia las declaraciones del director general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información, Leopoldo González, quien afirmó recientemente en la asamblea anual de la patronal Autocontrol que el Gobierno trabaja en una fórmula para desbloquear la televisión digital en España, que tiene como modelo la experiencia Freeview que se ha puesto en marcha con gran éxito en el Reino Unido en octubre pasado. Se trata de una plataforma digital terrestre común con 20 canales a la que todos los agentes aportan contenidos.