Competencias

HP desafía a IBM y a Accenture con nuevos productos y servicios corporativos

A un año de su fusión con Compaq, Hewlett-Packard (HP) contraataca en el negocio de los servicios para grandes corporaciones. La firma ha lanzado esta semana su estrategia Adaptive enterprise (empresa adaptable), un conjunto de productos y servicios para ayudar a las compañías a sacar el máximo partido de su inversión tecnológica y adaptarse mas fácilmente a los cambios.

La presentación en Londres de la nueva estrategia se ha producido con la moral que ofrecen tres nuevos y sustanciosos contratos de subcontratación firmados con Procter & Gamble, Ericsson y Bank of Ireland, que HP ganó en competencia con rivales como IBM y EDS.

'La plataforma Adaptive enterprise agrupa la tecnología y los servicios necesarios para hacer que los negocios y sus sistemas sean capaces de adaptarse de forma más sencilla y rápida a los cambios', señaló Kosper Rorsted, vicepresidente de la compañía para Europa, Oriente Próximo y África.

Pese a lo ambicioso del plan, algunos analistas afirmaron que la oferta de HP tiene poco de nuevo. 'Muchos elementos de la estrategia, como el utility computing, en la que las compañías sólo pagan por la potencia informática que necesitan, estaban ya disponibles en HP bajo el nombre de infraestructura adaptable'.

HP ha lavado la cara de varios de sus productos y servicios existentes y ha añadido algunos nuevos. El objetivo, dijo Rorsted, es que los clientes accedan a recursos informáticos que serán capaces de diagnosticar y reparar fallos de forma automática.

'La habilidad para reaccionar ante lo inesperado es lo que muchas veces separa a los ganadores de los perdedores', señaló la presidenta de la firma, Carly Fiorina, en una conferencia en San José (California).

El lanzamiento del plan de HP coincide con una estrategia similar de IBM, llamada On demand computing (informática bajo demanda), y otra de Sun, con el mismo concepto.

Desde el cierre de la compra de Compaq por 19.000 millones de dólares, HP ha tratado de situarse como una alternativa viable de su eterno rival IBM, la mayor empresa informática y de servicios del mundo. De hecho, éste fue uno de los argumentos de Fiorina para justificar la fusión.

Pero HP tiene un largo camino por recorrer. De hecho, es tercera en este negocio detrás de IBM y Accenture. En los últimos contratos ganados en el ámbito del outsourcing HP ha aplicado su vieja fórmula de guerra de precios, lo que le permitirá ganar cuota de mercado, aunque a costa de sus márgenes.

Según Francesco Serafini, vicepresidente europeo de servicios, la plataforma ahora presentada por HP está diseñada para compañías que busquen una forma efectiva de gestionar las redes informáticas y facilitar las actualizaciones de software.

La piedra angular de la nueva estrategia es la arquitectura Darwin, que provee un marco alrededor del cual las empresas podrán construir una infraestructura tecnológica que se ajuste a las nuevas necesidades. Incluye un conjunto de principios diseñados por HP, pero está basado en software estándar de la compañía, así como de Cisco, Oracle y Microsoft.