Aerolíneas

Iberia sigue entre las favoritas tras los cambios en la cúpula

Tras cerca de siete años al frente de la gestión de la primera aerolínea española, Xabier de Irala se despide de Iberia para asumir la presidencia de la BBK. A partir del 12 de junio tomará el relevo a Fernando Conte, máximo responsable de ABB hasta ahora y consejero de Iberia desde abril de 2001.

Irala tiene en su haber la dirección de uno de los más duros procesos de privatización, la recuperación de los resultados y el saneamiento financiero de Iberia, según los expertos. Su salida ha provocado especulaciones en torno a la evolución del valor.

La marcha coincide, además, con una de las crisis más profundas para el sector de las aerolíneas. Los atentados del 11-S propiciaron una caída del tráfico aéreo de la que el sector aún no se ha recuperado. Sin olvidar los efectos que la neumonía asiática está teniendo en estas compañías.

Los expertos creen que la acción está barata, aunque puede verse perjudicada por los efectos de la neumonía y la debilidad económica

Iberia, pese a todos estos impedimentos, ha sabido sortear la crisis mejor que sus competidoras. En el año Lufthansa gana un 7,63%; BA, un 0,91%, y Alitalia y KLM pierden un 4,37% y un 28,65%, mientras Iberia se ha revalorizado un 12,86% y puede vanagloriarse de ser una de las preferidas del sector para los analistas. Tan sólo Deutsche Bank rebajó el miércoles su consejo de mantener a vender y el precio objetivo desde los 1,7 a los 1,44 euros, por debajo de los 1,58 del cierre de ayer.

Para la mayoría de analistas, el nombramiento ayer de Conte como sucesor de Irala implica continuidad en la gestión y el hecho de que el resto del equipo directivo permanezca en la aerolínea no hace pensar que vayan a producirse cambios significativos en la compañía. 'La reestructuración de Iberia ya ha sido ejecutada en gran medida en los últimos años', sostienen en Urquijo Bolsa. Un factor más que les ha llevado a reiterar su recomendación de mantener. 'Aunque la acción no está cara, el sentimiento del mercado sigue siendo negativo debido al SRAS', sostienen. En Renta 4, si bien no descartan que la salida de Irala pueda tener un impacto negativo en la cotización a corto, mantienen su consejo de sobreponderar a medio plazo. Banesto Bolsa también aconseja comprar y fija el objetivo en los 2,20 euros. Todo pese a que esperan que los resultados, que se publicarán el lunes, serán malos. 'En nuestra opinión no son los resultados trimestrales los que moverán el valor a corto plazo, sino más bien los indicadores económicos y los datos de tráfico aéreo y de reservas'. En Link Securities, por su parte, se muestran neutrales, aunque son partidarios de tomar posiciones si se producen fuertes descensos en la cotización. Pese a que el título tiene potencial, creen que el entorno de incertidumbre internacional constituye un riesgo para la compañía.