Privatización

La SEPI, pendiente de que los cinco consorcios que pujan por ENA hagan sus ofertas

A la privatización de la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), que se adjudicará antes del verano, optarán finalmente cinco consorcios en los que participan las principales constructoras y concesionarias españolas. Los candidatos deberán presentar su oferta económica en los últimos diez días del mes, según anunció en el Senado Ignacio Ruiz-Jarabo, el presidente de la SEPI, que ha fijado en 1.100 millones el precio mínimo de venta de ENA. Una propuesta inferior ¢ni siquiera será considerada¢, avanzó.

La unión hace la fuerza: FCC y Acciona, que se presentaban por separado, han decidido unir sus fuerzas, como la concesionaria Europistas, que se ha sumado al trío formado por Ferrovial, Caja Madrid y Unicaja. Aurea, que también concurría en solitario, se ha fusionado recientemente con Acesa, que acudía a la privatización con la portuguesa Brisa. ACS ha abandonado el proceso, porque está inmersa en su fusión con Dragados, que a su vez participa en la resultante de la alianza Acesa-Aurea, la nueva Abertis. Se mantienen como aspirantes el consorcio integrado por Sacyr, SCH, Torreal y varias cajas de ahorros, y el formado por OHL y la sociedad de capital riesgo Apax Partners.

La privatización fue aprobada por el Consejo de Administración en noviembre del año pasado. En la primera fase, que concluyó el pasado 23 de enero,

manifestaron su interés veintiuna compañías, agrupadas en trece consorcios. Tras la lectura del cuaderno de venta elaborado por la SEPI, con la exigencia de cumplir requisitos como la asunción plena del régimen de concesión de las autopistas y demostración de su solvencia, quedaron diez. Uno de ellos no tardó en retirarse de la puja. Según lo expuesto por Ruiz-Jarabo, la última fase de la privatización se aproximará a una subasta.